Preparen, apunten, fuego

Josué Lugo

reickerson@hotmail.com

De pronto miles de propagandas políticas, anuncios espectaculares y pintas en bardas colmaron cada parte de la ciudad de México. En cada paso miles de papeles, panfletos, carteles, todos con promesas de candidatos que cambian de partido como si se tratara de jugadores de futbol al cambiar de equipo; se les hace muy fácil lanzarse primero por la izquierda, luego por la derecha, desaparecer y aparecer para el gusto de toda la “plebe” que exige su gorra y bolsa para el mandado.

Al asistir a un mitin convocado por uno de tantos candidatos (contenderá por la delegación Tlalpan), me encontré con la asistencia de aproximadamente cincuenta personas, cada una sentada en su silla pasivamente y vitoreando todo lo que el político decía.

Me ofrecieron un boleto para entrar a una rifa donde se regalarían licuadoras y planchas. Así es: ¡Licuadoras y planchas¡ Vaya regalo, de esa forma es como se ganan los votos. Rechacé su ofrecimiento. El candidato me miró sorprendido y la gente también, entendí que ellos no están ahí para escuchar, sino para recibir regalos y cortes de cabello gratis ¿Por qué no interesarse en escuchar las propuestas del candidato?

De repente ¡Una boda gratis¡ me ofrece uno de los promotores de aquel presunto político, todos los gastos irían por su cuenta, me refiere éste. No emití comentario alguno.

Permanecí para escuchar sus propuestas y planes, poco tiempo después, comprendí que su labor era “hablar bonito” y emanar grandes promesas que difícilmente podrán llevarse a cabo. Al no escuchar un discurso serio y comprometido realmente con lo que este país requiere, simplemente me di la vuelta y abandoné el lugar.

¿Es acaso que se juzgan los meros regalos y se deja de lado un análisis crítico de lo acontece en el sistema político? ¿Así ha pasado siempre, siempre en espera de aquel famoso: “atole con el dedo”, siempre en espera del “pan y circo”? ¿Hasta cuándo voy a permitir que una licuadora compre mi voto? ¿Una cara sonriente de una persona que ni conozco me garantiza la representación como ciudadano?

La descuartizada lucha por un lugar como diputado en cada delegación de la Ciudad de México ha empezado: afilen sus oídos y preparen su sentido crítico, y claro, aprovechen y llenen su alacena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s