Las falacias de Salinas Pliego

Jaime Hernández Gómez
jaihergom@gmail.com

RICARDO SALINAS Pliego, concesionario de TV Azteca, confesó la estrategia que efectúo con Televisa en la transmisión simultánea de los promocionales de los partidos políticos en los primeros 12 días de las precampañas electorales. Ello confirma la actitud desafiante de los empresarios de la televisión en el cumplimiento de las leyes electorales.

En conferencia ante estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, el 20 de febrero, Salinas Pliego declaró: “el problema era si hacíamos un corte a una hora y Televisa a otra, mi audiencia se iba a perder y viceversa, entonces lo lógico fue ponernos de acuerdo. Para no perder la audiencia, ni la tuya ni la mía, vamos a hacerlo al mismo tiempo, todos vayan al baño, háganse un sándwich y regresamos en 6 minutos.”

La confesión del concesionario no hace más que reflejar la manera de utilizar la pantalla televisiva para defender sus intereses particulares. Sin embargo, en dicha conferencia emitió un discurso más amplio en el que emitió una serie de declaraciones, las cuales resulta conveniente aclarar.

Nos quieren colocar 23 millones de spots

Recuperando el discurso localizado en portal Youtube, el concesionario menciona: “ahora nos pretenden colocar 23 millones de spots, de 1.6 a 23 millones. No es cuestión de ver cómo nos acomodamos, es que no lo podemos hacer, lo vamos a vomitar.” Esta afirmación es utilizada de manera retórica puesto que no se aclara que los promocionales serán transmitidos en la totalidad de medios electrónicos de comunicación a nivel nacional.

Cada ciudadano no puede escuchar u observar, al mismo tiempo, todas las estaciones de radio (1488) y televisión (733). Si tomamos en cuenta el número máximo posible, la cifra asciende a 14 mil 668 spots. Esta cantidad la obtenemos al multiplicar las tres variables pertinentes: los días electorales (153), los minutos diarios (48), y los spots de 30 segundos (2 por minuto).

No obstante, esta cantidad podría reducirse de manera significativa si tomamos en cuenta que una persona, en promedio, no sintoniza un medio de comunicación por más de 9 horas diarias, y tampoco observa de manera continua la programación. Es común que la audiencia practique el zapping, es decir, que le cambia a la estación cuando se transmiten los comerciales.

Los ingresos por publicidad política no constituyen más de 3% de las ventas.

Salinas Pliego afirma: “mucha gente erróneamente piensa que las televisoras perdimos un gran negocio por no venderles a los políticos, es un error quiero decirle, las ventas de política en los últimos 12 años, en mi caso no llegan a 3% de las ventas.” Esta afirmación minimiza los recursos que los partidos políticos, durante la campaña 2006, invirtieron en la radio y la televisión; mil 983 millones de pesos.

No obstante, dicha cantidad constituye sólo una parte de la publicidad política, la otra corresponde a los ingresos que obtienen las televisoras por las campañas que se efectuaban en las entidades federativas donde también se eligen gobernadores, diputados y ayuntamientos municipales. Esto sin contar los recursos que en materia de comunicación social invierte los gobiernos, a nivel federal y local.

Encantado de que no me compren, pero que no me roben…

Como observamos, no es creíble que los concesionarios estén encantados de dejar de recibir miles de millones de pesos por vender publicidad a los partidos políticos durante las contiendas electorales. Ahora bien, a ello alude Salinas Pliego: “Yo encantado de la vida que no vengan conmigo y no me compren, pero una cosa muy diferente es que es que me roben. Es como si llegaras a Wal-Mart y dices qué caro están las cosas y sales sin pagar.”

Desde la aprobación de la reforma electoral, algunos conductores de televisión mencionaban que los legisladores, con la nueva legislación, expropiaban tiempos en la radio y la televisión, y que por ende no sólo se dejaba de comprar, sino se les robaban sus espacios.

Sin embargo, lo que se estableció con las medidas electorales fue la modificación del uso de los denominados tiempos del Estados, los cuales no son nuevos pues existen desde hace 40 años. Generalmente son utilizados para la difusión de la publicidad del gobierno, sin embargo, ahora, durante las precampañas y campañas se ocuparán, en su mayor porcentaje, para difundir la publicidad de los partidos y serán administrados por el Instituto Federal Electoral.

Los medios no pertenecen al pueblo de México

Salinas Pliego continua afirmando: “de ninguna manera puedo decir que los artistas pertenecen al público y pertenecen al pueblo de México, o que las cámaras o foros de televisión son del pueblo de México, son dinero que cuesta mucho producir y eso nos lo están expropiando.”

Es cierto que las cámaras, micrófonos o instalaciones de los medios de comunicación no son propiedad de los ciudadanos. Lo que constituye un bien público es el espectro radioeléctrico, ubicado en el espacio aéreo, por el que transmiten su señal las empresas radiodifusoras para poder llegar al aparato receptor del público, y así comercializar sus espacios a través del rating.

Para poder utilizar el espectro, los radiodifusores deben obtener un permiso o concesión ante el gobierno federal, quien a su vez establece una serie de requisitos y contraprestaciones, uno de los cuales consiste en poner a disposición del Estado un determinado tiempo para la difusión de temas educativos, culturales y de orientación social, como pueden ser la publicidad de las precampañas y campañas políticas.

Conductas atípicas confesadas

Durante los primeros días de las precampañas electorales, Televisa y TV Azteca transmitieron los promocionales de los partidos y el IFE con varias “conductas atípicas”, entre las que destacan: el empaquetamiento en tres minutos por hora, la emisión de cortinillas aclaratorias antes y después de los promocionales, e incluso, la interrupción de programas deportivos como los partidos de futbol.

En este sentido, el concesionario de TV Azteca explica: “cuando nos llegan estas pautas a las dos televisoras y nos dicen 3 minutos por hora, decimos: muy bien, vamos hacer un corto de 3 minutos; le mencionamos al público que lo lamentamos, que lo tuvimos que hacer, y que regresen en un rato cuando esté la programación que querían ver.”

Cabe señalar que las irregularidades observadas en ambas televisoras fueron perdonadas por los consejeros electorales del IFE el 13 de febrero, lo que ha generado a una serie de críticas en la opinión pública, sin embargo, debido a que tres partidos políticos (PRD, PSC y Convergencia), cinco días después, presentaron su inconformidad ante el Tribunal Electoral por la resolución del instituto, se prevé un seguimiento en la discusión del conflicto.

Para mayor información sobre temas electorales y medios de comunicación visitar el blog:

http://procesoelectoral2009.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s