CURADO DE PICOTA

Martínez Cázares y de cómo nos dejó “de a tres”
Miguel Ángel López Flores

Advertencia: la siguiente columna es altamente obscena y sucia. Esto se debe a que hace referencia a un personaje soez e incapaz de hablar sin arrojar pestilencia y que, además, solito se bañó con toda la podredumbre del partido político que, hasta hace poco, controlaba el monopolio de la basura y de los tufos políticos en el país. Aclarado el asunto, comenzamos.

Pena ajena

Marzo. 2009. Nos encontramos en el tercer mes del tercer año después de la más de tres veces mentada elección del 2006 y nada más, por mas que uno le reza, la Trinidad no se digna a salvarnos de las guerras imberbes e inútiles que sólo los panistas suelen generar (por cierto, tampoco del programa Tercer Grado). Es por ello que, queridos lectores, este Curado de Picota se lo vamos a dedicar a la serie de declaraciones y trascendidos que, desde la Colonia del Valle, Germán Martínez Cázares, Presidente Nacional del PAN, generó en días recientes. Hecho que sólo demostró su incapacidad política combinada con algo que sólo él esgrime con suma valentía: una verborrea infame. En otras palabras, que nada más se la pasa “haciendo del tres”.

El pasado 22 de febrero, Germán Martínez, en un mensaje difundido por Internet (http://www.youtube.com/paccionnacional) –ojo, aprovechando, que las leyes electorales aún adolecen de sanciones y normas sobre este medio de comunicación, permitiéndole despotricar a gusto- denostó, mordiéndose la lengua, el actuar de los gobiernos priistas en los menesteres de seguridad y narcotráfico, tachándolos de “fracasados”. Y, en lo que él llama “una acción responsable”, admite que la plataforma política de los panistas, que por cierto “van con todo”, no contempla la legalización de las drogas, como “unos proponen desde el extranjero”, en alusión a lo que el ex presidente Ernesto Zedillo dijera días antes (11 de febrero), junto con otros ex presidentes latinoamericanos, en el marco del Informe de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia. Y sí, con estas palabritas el panista arremetió, como si no tuviera más frentes de guerra abiertos, en contra de todo el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Una persona versus todo una institución, una verdadera idiotez en política.

Bueno, también aprovechó para hacerle la barba al ejército, al Presidente Calderón y, a lo que se ha convertido en el eufemismo más grande del marketing político en el país, la Familia mexicana. Pero, ¿qué necesidad de Germancito? De seguro no tomó en cuenta lo que a continuación se enumera en tres puntos.

1.- Que ni Beatriz Paredes Rangel (lidereza formal del PRI a nivel nacional) ni Manlio Fablio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón (coordinadores parlamentarios del tricolor, en el Senado y en la Cámara de Diputados, respectivamente) ni, mucho menos, algún gobernador priista iban a prestarse a su jugueteo infantil. Simplemente consiguió que el Secretario General del PRI, Senador Jesús Murillo Karam, tachara sus declaraciones de estúpidas. En otras palabras, sólo consiguió que la opinión pública y los analistas lo vieran como un político, a pesar de su encargo, incapaz de compararse con los “dinosaurios” del sistema político mexicano. Es decir, que, por lo menos en este penoso caso, David nunca podrá enfrentar a algún Goliat.

2.- Que los priistas y diversos analistas le recordaran que el PAN se parece más al PRI que el PRI al PAN. Por ejemplo, lo que Carlos Loret de Mola, en su Columna Historias de un reportero, publicada por El Universal el pasado martes 24 de febrero, mostrara: un Fidel Herrera Beltrán (Gobernador de Veracruz) recriminándole a Felipe Calderón que el PAN haya apoyado a un tipo apodado el “rojillo” en sus aspiraciones a una diputación federal cuando ellos, los priistas, le habían dado la espalda al descubrir sus nexos con el narcotráfico. Sin mencionar el etílico caso de Emilio González Márquez (Gobernador de Jalisco) o a aquel alcalde leonés torturador de policías o a Vicente Fox Quesada y familia. ¡Chin… su mami! Y ¿qué más se habrán callado?

3.- Que en pleno proceso electoral una figura, por más pequeña y mediocre que sea, no se puede quemar tan rápido. Edmundo González Llaca, en su libro Teoría y práctica de la propaganda, enlista las reglas de la ésta, entre las que se encuentra la del “enemigo único”. Dicha regla invita a no atacar a las instituciones, sino más bien, a que, en caso que sea necesario, se ataque a un solo individuo, en el entendido de hacer más económica la situación y evitar problemas y contraofensivas mayores. Acción que en si misma obedece a un sentido común, que claro el panista no parece tener. ¡por Dios!, Germán vs el PRI es descabellado.

Además, el mensaje está plagado de argumentos panistas que sólo creería un banquíazul. ¿Qué chiste tiene dirigirse a su “voto duro” cuando este… sí, es duro porque vota por el PAN a pesar de todo? Podría dejarse de vaciladas pero no, no puede, porque su partido, hasta hoy, carece de líderes y, los que pudieran serlo, (Gobernadores, Legisladores o Secretarios de Estado) no arriesgan su cabeza como sólo Martínez Cazares lo hace: despacito y por detrás… es decir, con sólo hablar. ¡Salud!

Porque todo es posible, un poco más a la derecha

Y por favor señor lector, si en meses recientes ha ido al cine debe sumarse a la campaña: –decirse con voz de “la güereja”, es decir, de idiota- “En mi país no queremos racistas pilatas” ; sí, a usted que también le cae como patada de mula el comercial de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma en donde dos muchachitas discriminan y humillan a otra al tachar a su papá de pirata y de nefasto por el simple hecho de no comprarle películas originales, debe unirse a este movimiento. Se vería mucho mejor.

No me explico la osadía de quien ideo este tipo de mensajes. Como si de veras en México tuviéramos una gran y admirable industria cinematográfica; como si Blockbuster fuera la empresa más mexicana y barata de toda la nación; como si Televisa y Tv Azteca nos presentaran películas enteras, sin comerciales e interrupciones cada 5 minutos.

Pues, no sé usted, pero ¿Qué le estaríamos enseñándole a nuestros hijos si dejamos que la discriminación una vez más hiciera estragos con las clases sociales? Sí, este tipo de comerciales sólo demuestran que “lo más sucio y pestilente de la vida sólo encuentra, como en los restaurantes, al fondo y a la derecha”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s