Muerte lenta


 

“La muerte en todas sus formas es aborrecible

para el hombre, pero la peor de todas

es la muerte por el hambre”

Homero

Jaime Julio Vega Pompa

jaimejulio_vp@hotmail.com

03 de febrero de 2009

 

 

LA CRISIS más reprobable y grave que se sufre actualmente en el mundo es la alimentaria. Es inaceptable que a principios del siglo XXI millones de personas sigan padeciendo de los estragos que causa el hambre y la pobreza extrema alrededor del mundo. Durante el bienio 2007-2008 se han incrementado los precios de los alimentos de una forma alarmante, lo que produce un agravamiento a la de por sí ya crisis alimentaria.

Son varios factores los que obedecen a este alzamiento de los precios, por un lado tenemos la inestabilidad política de algunas regiones, la inestabilidad financiera mundial, la caída de la inversión en el sector agrario, el precio cada vez más alto de las energías, los efectos del cambio climático, las cosechas precarias, la demanda de alimentos para su transformación en biocombustibles por parte de países desarrollados, la mayor demanda por parte de la población que ha variado sus hábitos alimenticios exigiendo mayor variedad y más carne en sus dietas, lo que produce una mayor explotación de los recursos agrícolas.

      Según señaló el Secretario General de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, será difícil llegar al objetivo de la reducción del hambre en el mundo por el constante incumplimiento de los compromisos en la materia por diversos países que se han comprometido con este objetivo. Según el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, el alza de precios en los alimentos se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de las clases populares en los países desarrollados, y así pueden verse seriamente afectadas aproximadamente 100 millones de personas.

      Algunos países como Haití, Egipto, Indonesia, Bangladesh, India, Pakistán, Tailandia y países de América Latina han sufrido disturbios por protestas en el alza de precios  de la comida. El Banco Mundial afirma que treinta y tres países se ven enfrentados a problemas políticos y sociales a raíz de la crisis. Tres cumbres internacionales se han convocado para analizar la crisis alimentaria que afecta a 953 millones de personas hambrientas en el mundo.

      África sigue siendo el continente con mayor población con falta de alimentos, y se recalca la importancia en los países de la zona subsahariana que suman 24 millones de personas con hambruna, con una baja producción de productos básicos y el retraso del desarrollo agropecuario.

      El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn advirtió que cientos de miles padecerán hambre si los precios de los alimentos continúan subiendo. Señaló que miles, cientos de miles de personas padecerán hambre. Los niños sufrirán malnutrición, con consecuencias por el resto de sus vidas. Los precios de los alimentos han aumentado drásticamente en los últimos meses, provocado por la fuerte demanda, el clima pobre de algunos países del mundo y por el mayor uso de tierras para cultivos destinados a producir combustible para el transporte en vez de alimentos.

      De acuerdo al Programa Mundial de Alimentación de la ONU, el aumento en el precio de la venta de los alimentos ha tenido un mayor impacto en los países de América Central. En esta región, la negociación del maíz, un alimento básico, se ha duplicado. Asimismo, el precio de los granos, otro producto básico, ha alcanzado niveles sin precedentes debido a las malas condiciones climáticas.   

      El hambre crea innumerables problemas de salud, de desarrollo, de violencia.   No es posible que en los principios de este nuevo siglo se sepa aún de personas que mueren diariamente por el hambre cuando se conocen sofisticadas tecnologías, otras personas se ven obligadas a comer basura literalmente por no contar con los recursos suficientes para tener una vida digna. En nuestro país y en el mundo entero existe un contrasentido, ya que por un lado tenemos problemas graves de desnutrición.

En México, los niños de las zonas rurales son los más afectados y se encuentran en desventaja, ya que su nivel de aprendizaje siempre serás más bajo que el de los demás, y por otra parte contamos con aproximadamente tres millones de niños gordos en el país, pero existe todavía una tercera parte, los niños que consumen comida chatarra en grandes cantidades, con problemas de sobrepeso y que están desnutridos.

      En conclusión, la crisis alimenticia y el dramatismo aumentan día con día en países con un bajo nivel de desarrollo. En muchos países de entre los más pobres del mundo, las poblaciones más vulnerables están cada vez más expuestas a las catástrofes naturales, a los conflictos y a las presiones económicas, situaciones en las cuales pueden sufrir de hambrunas. El hambre es un  peligro para la estabilidad mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s