Editorial Escrutinio No. 18 | Martes 3 de febrero de 2009

El chantaje perpetuo: triste realidad mexicana

 

APENAS COMENZARON las precampañas el sábado 31 de enero y los concesionarios de la televisión ya hicieron de las suyas. En un flagrante reto al Instituto Federal Electoral, Televisa y TV Azteca decidieron transmitir los spots de los partidos políticos y del IFE durante los juegos de fútbol soccer y americano, no sin antes solicitar a los televidentes ‘disculpas’ por las molestias que con ello causaban.

            Ayer por la noche, en una nota de cínico periodismo en ‘Hechos de la Noche,’ se hizo alusión a lo incómodo que resultaba para los televidentes tener que ver información política durante eventos que no suelen interrumpirse. Llevaron cámaras y micrófonos hasta la casa de una familia que, gustosa, observaba un juego de fútbol cuando de pronto, aparecieron los spots. Vinieron entonces los gritos de ‘cácaro’, ‘estas cosas las ponen nomás para que uno vaya al baño.’

            El presentador de noticias anunció, al final de la nota, que por la mañana el IFE había responsabilizado a las televisoras de dichas interrupciones pero que esa misma noche ya lo negaba, cuando en realidad el instituto anunció que analizaría si por las actitudes de las televisoras ameritaban alguna sanción. No obstante, el noticiero acabó la nota recordando al auditorio que vendrían 24 millones de dichos spots.

            Lamentable resulta el actuar de dichas televisoras pero particularmente el de TV Azteca, la cual viola una y otra vez la ley. La televisora del Ajusco, como también se le nombra, está ya acostumbrada a manipular con descaro la información en su beneficio engañando al auditorio. No es la primera vez que distorsiona y edita a conveniencia las informaciones. Su historia es negra, es muy larga, pues al contrario que Televisa, ésta televisora no suprime a sus enemigos sino que les construye escenarios que los dejan de la peor manera posible. ¿Y el derecho a la información? Bien, gracias. ¿Y las autoridades? También, bien, gracias.

            El objetivo de la televisoras al transmitir los spots en plenos partidos de futbol,  es claro: hacer creer al televidente que los partidos políticos imponen una especie de ‘dictadura televisiva’ con la nueva ley en materia electoral. Así, la imagen de los políticos quedaría peor de lo que ya está, colocándolos en una situación riesgosa de cara a las próximas elecciones.

Se trata de un chantaje y linchamiento mediáticos, en efecto, con los que las dos televisoras más grandes del país buscarían reformar, de nueva cuenta, la ley en materia electoral a favor de sus intereses económicos, además de lanzar un anuncio para que los legisladores no atenten contra la televisión comercial en la ley de medios que está pendiente.

El poder mediático que ostenta la televisión es innegable. Mientras TV Azteca hace el trabajo sucio, Televisa guarda silencio. Es vergonzoso que la generalidad de la clase política continúe sometida a los caprichos y chantajes de quienes se creen dueños del espectro radioeléctrico, y lo peor, que los dejen hacer y deshacer como si nada pasara. ¿Entenderán los políticos, los funcionarios de gobierno y del IFE qué cosa es ser concesionario de un bien de la nación, y qué compromisos se adquieren al operar una frecuencia de radiodifusión?

Por tanto, debiera quedar por entendido, que, como sostiene el analista argentino de medios, Gustavo Martínez Pandiani: “La televisión significa tantos riesgos como oportunidades para los regímenes democráticos: su impacto final depende, sobre todo, de la calidad y eficiencia de las instituciones políticas que la rodean. Cuanto más sólidas son las organizaciones de la sociedad más difícil es para la televisión abusar su rol. Cuanto más débil es la credibilidad de la clase dirigente más fácil resulta para ella trivializar sus funciones”.

Cuando la analista Dinise Dresser pregunta en su conocido discurso  ‘¿Quién gobierna a México?’, las respuestas son claras, con nombres y apellidos, como lo señala. Complicidades. Silencios. México atascado por quienes dicen informar al público de lo relevante. México atascado por quienes se dicen representantes de los ciudadanos aunque jamás los escuchen. México atascado en el chantaje perpetuo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s