Política. El fantasma de la APPO

Joel Ortega Erreguerena
01 de diciembre de 2008                                     
 
Un fantasma ronda Europa, decía Marx, el fantasma del comunismo. Hoy podríamos decir lo mismo en Oaxaca, un espectro la recorre: el fantasma de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).
 
Nadie la menciona. El gobierno de Ulises Ruiz despliega costosas campañas mediáticas para simular que nada pasó, que todo sigue igual, que nunca desfilaron cientos de miles exigiendo su salida. Los partidos políticos se preparan para el juego electoral como si no hubieran sido fuertemente cuestionados en 2006.
 
Sin embargo, de una manera u otra, el fantasma de la APPO está presente. Los mismos intentos por evadir su espectro evidencian su actualidad. Pero hoy, a dos años de lo que el periodista Diego Osorno llamó “la primera insurrección del siglo XXI”, ¿qué ha sido de la APPO? ¿Dónde están esos miles que durante meses instalaron barricadas, tomaron los medios de comunicación y se enfrentaron al Estado mexicano?
 
Para contestar estas preguntas es necesario hablar un poco de lo que la APPO fue en su origen.
 
Primeramente hay que decir que la APPO siempre fue un movimiento amplio y contradictorio. Amplio porque en su interior convivieron todo tipo de sectores sociales, lo mismo maestros que indígenas, colonos, intelectuales o niños de la calle, por mencionar algunos. Contradictorio porque la forma en que estos sectores participaron no siempre fue similar y muchas veces fue difícil procesar esas diferencias.
 
Simplificando, podríamos decir que la APPO fue desde un inicio un movimiento en tres dimensiones. En primer lugar, la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con presencia en todo el estado, una experiencia de lucha de varias décadas y con la fuerza que da contar con 70 mil agremiados.  En segundo lugar, una serie de organizaciones sociales que desde antes de 2006 venían creciendo y articulándose en distintos frentes y que después dieron origen a la APPO. Y por último, los cientos de miles de oaxaqueños que no tenían una experiencia previa, pero que ante el autoritarismo y las arbitrariedades del gobierno decidieron solidarizarse con los maestros y al calor del movimiento se organizaron en más de 1,500 barricadas en toda la ciudad de Oaxaca.
 
Una vez establecidas estas dimensiones hablaremos un poco de su desarrollo hasta la actualidad para entender  en dónde está la APPO en estos días.
 
La Sección 22 es, desde 1980 en que se democratizó, el sostén de todo el movimiento social oaxaqueño. En su interior conviven todas las corrientes de la izquierda y todas las organizaciones están relacionadas con ella de una u otra forma. Fue, sin lugar a dudas, la organización con mayor peso en la APPO y constituye un verdadero contrapoder al del gobierno. Sin embargo, en el momento más álgido del conflicto su dirigencia realizó una consulta y los maestros decidieron volver a clases. Sus diferencias con la APPO fueron cada vez más grandes y contribuyeron a preparar las condiciones para reprimir el movimiento.
 
Al interior de la Sección 22 las condiciones se volvieron complicadas. El gobierno promovió un grupo disidente que después intentó fundar una nueva sección (la 59) para dividir al magisterio oaxaqueño. Todavía en la actualidad algunas escuelas permanecen tomadas y se lucha por recuperarlas.
 
Con esta dinámica la Sección 22 se adentró durante los últimos dos años en sus conflictos gremiales y se alejó de la lucha propiamente política encabezada por la APPO. Sin embargo, en septiembre realizó su Congreso Seccional y eligió una nueva dirigencia. Por primera vez en su historia un joven de la Sierra Juárez, Azael Santiago Chepi, fue electo como secretario general. Ahora se espera que la Sección 22 retome su papel en la lucha social y le dé un nuevo impulso a la APPO, como ha prometido la nueva dirigencia.
Por su parte, las organizaciones sociales continúan desde 2006 en la lucha por la salida de Ulises Ruíz y, en especial, por la libertad de los presos políticos que han salido a cuentagotas en estos dos años.
 
Desde noviembre de 2006 se realizó el Congreso Constitutivo de la APPO y se estableció un Consejo Estatal con más de 200 representantes para darle una estructura orgánica al movimiento. Sin embargo, hay que decir que este Consejo no ha funcionado adecuadamente.
 
Por la represión, muchos concejales tuvieron que salir de Oaxaca o simplemente dejaron de acudir a las reuniones. Al ser cargos permanentes, por 2 años, el Consejo no tuvo la capacidad de renovarse y ha ido perdiendo representatividad. En 2007 prácticamente se dividió cuando algunas organizaciones decidieron participar en el proceso electoral. Zenén Bravo, del Frente Popular Revolucionario (FPR), fue electo diputado local, pero es duramente cuestionado por otras organizaciones del movimiento.
 
Aún así, la APPO continúa siendo la instancia fundamental para reorganizar al movimiento popular oaxaqueño. Así lo muestran algunos de los actos que ha organizado, como la Guelaguetza Popular en 2007 y 2008. Ahora se prepara su segundo congreso en febrero de 2009 y se espera que sea el lugar para comenzar una nueva etapa en el movimiento.
 
Por último, hay que hablar de los cientos de miles que al calor del conflicto de 2006 se integraron al movimiento. A diferencia de otros movimientos, como el estudiantil del 68 ó 99, la APPO no contó desde un  inició con un espacio para organizar la solidaridad espontánea del pueblo.
 
Mientras en el Consejo General de Huelga (CGH) los estudiantes sin organización se integraban de inmediato a las asambleas de sus escuelas, en Oaxaca la diversidad de los participantes no encontró un espacio común para organizarse, debido a ello surgieron las barricadas. Ahí, personas de distintas generaciones (jóvenes, ancianos, etc.) y con distintas ocupaciones (desempleados, estudiantes, profesionistas, pequeños comerciantes, etc.) encontraron la forma de articularse. Por eso en su momento las barricadas, más allá de su papel defensivo, fueron fundamentales en la organización del movimiento.
 
Con el tiempo las barricadas evidenciaron sus limitaciones. Una vez que fue imposible sostenerlas ante la entrada de la Policía Federal Preventiva (PFP), el pueblo perdió su espacio de reunión y organización. A cambio, surgieron algunas nuevas organizaciones, como Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad (VOCAL), surgida en parte de la barricada de Brenamiel, y sobre todo, un sin fin de comités vecinales en las colonias más combativas del movimiento. Ahora el movimiento de las colonias se extiende y lucha por mejores condiciones urbanas.
 
Así, de una forma u otra, las tres vertientes del movimiento popular de 2006 siguen luchando y organizándose en la actualidad. A pesar de la represión, que en estos años no ha cesado, el movimiento sigue en pie y avanzando. Aunque no se vean las grandes movilizaciones de 2006, el movimiento sigue vivo, sólo que en otra etapa y con otras formas.
 
Ahora la gran pregunta es si la APPO tendrá la capacidad de superar sus divisiones y volver a articularse para concluir los propósitos por los que fue creada. El segundo Congreso, en febrero de 2009, con una Sección 22 fortalecida, organizaciones sociales que deben superar sus diferencias, y un manojo de nuevas organizaciones, incluyendo al movimiento de colonias, debe ser el espacio para reactivar al movimiento.
 
Mientras el PRI siga gobernando con base en el fraude; sigan existiendo presos políticos; la desigualdad siga creciendo, y las cosas continúen igual en Oaxaca, el fantasma de la APPO seguirá rondando. Los anhelos de cambio de los oaxaqueños, que se expresaron en 2006 a través de la Asamblea Popular, siguen presentes y es para esta organización una gran responsabilidad darles cause. Esperemos, por el bien de México y Oaxaca, que lo logre. El segundo congreso es una excelente oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s