Barak Obama, creer en el cambio: Política Exterior

Pedro Jaimes Villareal
El 20 de enero de 2009, los Estados Unidos de Norteamérica tendrán en la presidencia a un hombre que es imagen y símbolo del cambio. Es un cambio de 8 años de gobiernos republicanos (centro-derecha) a uno de cuño demócrata (centro-izquierda), a una política que se espera más liberal y progresista que conservadora (neo conservadora). Demasiadas expectativas que generan confianza en el futuro, pero cuando este nos alcance, esa será otra cosa.
Si bien el cambio no es  radical, si es posible observar por lo pronto en el discurso, actitudes que abrazan la esperanza de un futuro mejor, un discurso fresco, que vendrá sin duda a aliviar esa sombría forma de gobernar de su antecesor en La Casa Blanca.
No hablaré mucho de su tono de piel ya que considero que la política de identidad en el discurso político norteamericano es una etapa ya superada, sin embargo; será importante observar el comportamiento de los grupos extremistas que ante la situación tenderán sin duda a radicalizar su discurso y sus acciones tanto dentro como fuera de EE.UU. para acelerar las contradicciones y provocar ‘algo’.
Estados Unidos es el único país en el mundo que tiene alcances multidimensionales y transversales en cuanto a su política exterior. Su hegemonía indiscutible en el orbe se deja ver por todos aquellos puntos calientes e incluso en los fríos. Sin embargo, el presidente de Rusia, Dmitri Medvedev ha abierto la posibilidad de diálogo con Obama en lo que parece un primer cambio en la geopolítica mundial. Al menos Rusia ya levanto la mano y mantiene discretas expectativas sobre el nuevo gobierno demócrata.
Durante el gobierno de Bush Estados Unidos ha perdido liderazgo mundial en parte por la agresiva política neoconservadora desplegada en Medio Oriente a través del aparato industrial-militar y en parte, por la actitud cínica frente a un adversario derrotado. La guerra en Irak se torna insostenible y será uno de los primeros teatros bélicos en donde Barak Obama indiscutiblemente aparecerá. La guerra en Irak es sin duda una de las últimas grandes derrotas del ejército norteamericano, no así de su buró industrial-militar, el cual no dejará con tanta facilidad su posición en el gobierno.
Fuera de los escenarios bélicos EE.UU. mantiene interés en otros escenarios conflictivos, sin duda Cuba será uno de ellos. A través de lo que Obama y Biden (próximo vicepresidente) han calificado de “diplomacia activa y bilateral” se buscará recuperar la imagen de liderazgo norteamericano reactivando sus sedes diplomáticas. Al menos aparte de Cuba, Venezuela y Bolivia son un tema pendiente en la política hacia el cono sur en la nueva visión hemisférica que se proponen. Pensar que EE.UU. no tiene una política de largo plazo hacia la región es cándido e inocente.
MÉXICO Y OBAMA
En lo referente a México sin duda el punto caliente es la seguridad por encima del tema migratorio. La serie de gobiernos panistas, así como de gobiernos priistas y su errática política económica han abierto la caja de pandora y han hecho posible al menos que un asunto interno empate al tema migratorio en la agenda bilateral. El escenario no podía ser más  débil. La bienvenida es doble: tanto del lado mexicano, el secretario de gobernación es nuevo así como del norteamericano. La seguridad hemisférica tendrá en la efectividad de la policía mexicana un trabajo titánico por  hacer, esto debido a los altos y alarmantes niveles de corrupción, impunidad, infiltración y mediocridad de policías locales, estatales y federales (a pesar de sus notables éxitos de estos últimos).  El talón de Aquiles de los cuerpos de seguridad del país es el respeto a los derechos humanos y la impunidad.
El tema migratorio es sin duda la cuestión que el gobierno mexicano debe poner por delante, ya que en un entorno de libre mercado, la libre circulación de las personas debe ser revisada. Pensar que EE.UU cambiará  su política migratoria de la noche a la mañana tampoco es posible, esto será una cuestión que implique un proceso de negociación bilateral de largo plazo, pero en algún momento deberá retomarse esta negociación ante la pausa  unilateral ejercida por Bush  y solapada por Vicente Fox. Es importante remarcar la necesidad de hacer a un lado la cínica “política de amigos” (Bush-Fox), por una relación de estadistas ante el reto enorme que significa para ambos países el tema migratorio.
LA IMAGEN DE CAMBIO DE OBAMA FRENTE AL APARATO ELECTORAL PANISTA
Para el gobierno calderonista la imagen de cambio que proyecta Obama no podía aparecer en peor momento. Si EE.UU. proclama la posibilidad de cambio como una alternativa posible para toda América, el aparato electoral panista tendrá que reconsiderar el manejo mediático del futuro encuentro de Barak Obama y Felipe Calderón. Será tarea de este equipo hacer el menor ruido posible para que este discurso no penetre en la opinión pública mexicana (sobre todo en los jóvenes quienes ven en Obama una imagen singular empatada a la de un rockstar), debido a la confrontación que representa la real oposición política mexicana en la figura de Andrés Manuel López Obrador y el Frente Amplio Progresista. Nada más peligroso para Calderón y su aparato que abrir la esperanza de cambio como posibilidad en términos discursivos en el contexto de las elecciones intermedias de 2009.
Sin duda Barak Obama tiene mucho que ofrecer como estadista. Se espera mucho de él. Coincido con los analistas que han discutido en diversos foros las implicaciones de Obama, en que, EE.UU. tiene una capacidad increíble de renovación, una renovación que mira siempre al futuro. ¿Será posible aprender de ellos cosas buenas como esta? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s