Obama y McCain: propuestas

 
Manuel Cardoso
Aún con una de las crisis económicas  más importantes, intervenciones militares impopulares y con una baja legitimidad política, el gobierno de los Estas Unidos está  a punto de renovarse y, por lo tanto, los ojos del mundo se encuentran puestos en las elecciones presidenciales de ese país, donde además de elegir un nuevo jefe de Gobierno, se vota por unos 35 puestos en el Senado y 435 en la Cámara de Representantes.
Las declaraciones no se han hecho esperar por parte de los líderes de gobierno en el mundo, pues su relación con los Estados Unidos dependerá del resultado de mañana (hoy). Un ejemplo han sido las palabras del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sobre sus intenciones de diálogo con Barack Obama; así como la reiteración de Raúl Castro, presidente cubano, de un  acercamiento entre nuestro vecino del norte y la isla.
Desde que comenzaron las elecciones primarias en los Estados Unidos, las preocupaciones han girado en torno a tres puntos muy importantes para las relaciones entre la potencia global y América Latina: la migración, los Tratados de Libre Comercio y la política exterior, donde se incluye la seguridad.
Migración
Aproximadamente unos 12 millones de personas provenientes de México y Centroamérica viven ilegalmente en territorio estadounidense –hay quienes manejan la cifra de 15 o 20 millones- , esto provoca que sea una de las preocupaciones más importantes para el gobierno de los Estados Unidos.
Por una parte, Barack Obama ha apelado al sueño americano, incluso hace algunos días emitió un spot en español donde exhortaba a los latinos a votar por él, para que el “sueño americano” siguiera vigente. En su campaña durante las elecciones primarias y al inicio de las presidenciales, estaba dispuesto ha otorgar licencias a los indocumentados. Además, Obama se comprometió con que la reforma migratoria será una de las primeras en someterse a votación si es elegido presidente.
Por su lado, John McCain ha estado en contra de una amnistía para los indocumentados, pues es necesario que primero se fortalezcan las fronteras para ofrecer seguridad a los ciudadanos estadounidenses y posteriormente poder tener una reforma migratoria acorde a las circunstancias. ”Creo que debemos tener una reforma migratoria integral, (pero) la sociedad estadounidense quiere nuestras fronteras seguras primero”
Cabe señalar que John McCain  promovió una reforma migratoria cuando estaba en el Senado, pero fue rechazada. En el transcurso de su campaña,  endureció el discurso respecto al tema, pues trataba de atraer el voto de los más conservadores.
A pesar de que la lucha por el voto latino se ha dado en radio y televisión por medio de spots en español,  el tema no ha sido tomado en cuenta por los medios de comunicación en inglés. Según organizaciones defensoras  de los inmigrantes, esa tendencia es una victoria, pues refleja “una falta de éxito por lado de los grupos antiinmigrantes” (Reforma, 9 de octubre 2008); es decir, estos grupos no han logrado poner el tema en la agenda en un sentido negativo, qe comprometa la seguridad de este grupo.
Tratados de Libre Comercio
En plenas elecciones primarias, Barack Obama atendió a los reclamos de algunos estados proteccionistas respecto a  su economía  como Ohio, de renegociar algunos aspectos de los Tratados de Libre Comercio como lo concerniente al medio ambiente y a los derechos laborales. Y es que, según fuentes oficiales, estados como Ohio han perdido empleos debido al establecimiento de estos tratados.
No obstante, otros estados como Texas se produjeron a favor de los tratados, pues han podido beneficiarse. En este sentido McCain  ha fijado su postura y se ha pronunciado a favor del TLC y de seguir impulsándolos, pues benefician a la democracia, incluso mostró su deseo de establecer un TLC con Colombia, así como con Corea del Sur y Panamá, aunque este último no ha sido tomado muy en cuenta por el candidato republicano.
Parte de la discusión se ha centrado en si es necesario seguir negociando este tipo de tratados, pues Barack Obama se ha mostrado más proteccionista, sobre todo ahora con una crisis económica que ha comenzado a mostrar sus efectos en las finanzas estadounidenses.
Obama se ha declarado a favor del TLC, pero no como se implementa actualmente, pues en algunos casos ha demostrado ser ineficiente como en el caso de Corea, donde este país exporta más hacia Estados Unidos y compra muy poco de los productos estadounidenses; por ello es necesario renegociar el TLC con Canadá y México, para lograr que se cumplan ciertos aspectos. En el caso de Colombia, es importante que se vigile y se tomen en cu7enta las políticas represivas de Álvaro Uribe, presidente de Colombia.
La respuesta de McCain ha sido en el sentido de que es increíble que Obama  se haya mostrado dispuesto ha platicar con Chávez y se niegue a implementar el TLC con Colombia, principal aliado en la región.  Ante esto, Obama ha declarado creer en el libre comercio y por eso reitera su apoyo al TLC con México, pues reconoce la importancia de los trabajadores mexicanos en la economía de los Estados Unidos.
Política exterior
El último punto  es la política exterior con América Latina y el Mundo, sobre todo en lo que respecta a áreas estratégicas  para los intereses del gobierno estadounidense como Medio Oriente y Europa, pues han demostrado que América Latina no está entre sus prioridades. Sin embargo, se han planteado políticas  para dicha región que corresponden a la seguridad.
Después de los atentados a las Torres gemelas el 11 de septiembre de 2001, la seguridad y la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo se han colocado en la agenda de nuestro vecino como asuntos muy importantes, por eso fue necesario el apoyo a Colombia y a México para “erradicar el narcotráfico”, a pesar de los conflictos que eso ha generado. Ambos candidatos,  apostaron a reiterar el apoyo a los distintos países como México y la Iniciativa Mérida y a Colombia con su respectivo plan.  
Otro de los asuntos importantes es el bloqueo con Cuba, que ha resurgido en los medios de comunicación a raíz del abrazo entre Obama y  Felipe Pérez Roque, canciller  cubano. Ante este tema, las posiciones han sido encontradas.
En 1962, un presidente demócrata John F Kennedy aprobó un bloqueo comercial a Cuba. En el gobierno de George W. Bush, las políticas se endurecieron, se prohibió el envío de remesas y los viajes a la isla. De esta manera, dejó de entrar dinero proveniente del turismo y de las familias en los Estados Unidos.
Así, con la llegada de Raúl Castro, el gobierno cubano  “tendió la mano” para lograr un diálogo entre la isla y el gobierno estadounidense. Ante esta situación Obama  dijo que no levantará el embrago, pero levantará las medidas sobre los viajes y las remesas, lo que implicaría la suavización de la política estadounidense hacia Cuba. Mientras, John McCain se ha mostrado más reticente en ese tema.
En cuanto a los demás países de la región, hay algunos que no figuran en la agenda de ninguno de los candidatos, un claro ejemplo es el de Argentina. En cuanto a Venezuela, Obama ha pensado en el diálogo y McCain ha dejado clara su enemistad con Chávez, al grado de declarar que en unos cuantos años  dejará de comprar petróleo a Venezuela, además la candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano, Sara Palin, ha calificado de dictador al presidente venezolano. así las Cosas, Mañana será el día.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s