Información

 
Celluloid Android
 
Seguramente alguna vez han escuchado la frase: “Esa es demasiada información para mí”, especialmente cuando alguien nos cuenta cosas grotescas sobre su vida o hábitos, sin embargo, qué pasa cuando ese exceso de información nos llega de forma súbita y arbitrariamente cambia nuestras vidas sin preguntar.
 
Hace poco tiempo terminé una novela de Lauren Weisberger autora de El Diablo viste Prada (ojo, ibro no película), cuyo título aún no ha sido traducido al español pero literal quiere decir “Conocer al todo el que valga la pena” (Everyone Worth knowing). En este libro se relata la historia de una chica que se hizo millonaria ordenando el sobrante de información de la gente correcta y de otra que debido a la tergiversación de ella se volvió famosa al estilo Paris Hilton.
 
También hace poco recibí más información de la necesaria.
 
Era algo referente a un escándalo de hedonitas tangas y asuntos sensacionalistas sobre engaños y placeres carnales de terceros que de algún modo me concernían pero de los cuales hubiera preferido no enterarme. Entre el bochorno y la indignación decidí usar la información para aventajar la situación antes de que se me adelantaran.
 
La pregunta obligada es; Sí ustedes tuvieran información preciada que pudiese darles algún tipo de retribución ¿Qué harían?
 
a)      Actuar como si nada hubiera pasado, fingir demencia y dejar que la vida siga su curso. (Mediocres)
b)      Actuar como buen samaritano, devolver la información pero quedarse con una copia para usarla a manera de chantaje en un futuro (esto es lo que la mayoría de la gente hace)
c)      Tomar ventaja de la situación con o sin chantaje.
 
Con respecto a mi escándalo decidí jugármela con la última opción, y bueno, el resto es parte de otra historia que luego les contaré…
                       
Pasaré a lo que nos concierne pues ya estoy dando demasiada información la cuál puede ser usada posteriormente en mi contra.
 
Los aclamados hermanos Coen, quienes al inicio del año sorprendieron a la crítica por su filme “Sin lugar para los débiles” No country for Old Men, (esa en la que Javier Bardem la hacía de asesino loquito), nos infiltran dentro de una ambigua situación donde una mujer y un idiota toman ventaja de la información que les llega de la nada y crean un absoluto caos dentro de la Agencia Central de Información de Estados Unidos.
 
Un generoso filme de humor negro, en donde podemos encontrar a Brad Pitt en un papel sumamente inteligente mientras juega al imbécil, una obsesionada mujer con las liposucciones y las cirugías correctivas. Un John Malcovich Psicótico y un George Clooney mujeriego y seductor ¿Acaso sabe hacer otro papel?…
 
Graciosa de principio a fin, esta cinta nos hace reflexionar sobre las ambiciones de los humanos, los entramados pasionales de un mundo adulto y la estupidez del gobierno.
Grandiosa.
 
Ojo; no la vea sí usted es de las personas que eligió la respuesta del inciso A.
 
Quémese después de leer.
Joel e Ethan Coen
2008, EUA.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s