La Catorcenal 17

Radiografía y deconstrucción

Por. Una antología de caricias.[1]

 

 

Radiografía:

 

En octubre de 2008, esto es México:

 

Las remesas caen.

Las cabezas ruedan.

Los maestros se manifiestan.

Las inundaciones no cesan.

Las elecciones se avecinan.

La policía se divide.

La economía no crece.

Los jóvenes increpan a quien se dice presidente.

El ejército “pasea”.

La lotería nacional.

El sindicato magisterial.

La educación básica y el PANAL.

Pertenecen a la abeja que para nada es reina.

 

Deconstrucción

 

En la entrega anterior de La Catorcenal –una de las más polémicas- usted leyó:

 

“…Cancún no es un destino turístico para nuestros paisanos, pese a que se encuentra en territorio mexicano”.

 

A lo anterior, el lector Alain agregó:

 

“Con respecto al destino turístico que mencionas, efectivamente aquel lugar está enfocado al turismo extranjero; y para sentirse turista en su propia tierra sólo hace falta caminar por los más de 7 kilómetros que abarca la “zona hotelera”…. pero lejos de ahí, y por toda la costa, hay lugares bastante democráticos donde el paisano, puede admirar el bello mar, sin necesidad de sentirse extranjero. . . la gente debe aprovechar y conocer el lugar, antes de que el rapaz desarrollo, crecimiento y explotación de la región termine dejando una zona estéril, desgastada y abandonada; dejando ahora si, aquellos hotelotes para los que paguen con pesitos. Saludotes

 

La lectora Victoria Renata escribió:

 

Inevitablemente despertó en mí la pregunta ¿por qué tu desarraigo? Si quisieras y pudieras dar respuesta la espero…Nos vemos

 

Desarraigo, en el entendido de que uno siente que no pertenece a donde pertenece, de repente la familia biológica es experta en pasar factura sin juzgar –aparentemente-.

 

Sensación de no pertenencia que coincide con el hecho de que las responsabilidades profesionales no permitan brindar el tiempo que quisiéramos a la otra familia: la familia urbana.

 

Algunos tenemos que salir de la aldea. Si efectivamente “la patria es el hogar ausente”, como se lee en un cuento de El galano arte de leer, la extirpación que se experimenta puede ofuscar el horizonte, pero la supuesta ausencia de raíces no es permanente, de ahí que tampoco nos detenga.

 



 

[1] Guillermo Rivera (Una antología de caricias): periodista ciudadano y productor radiofónico para anodis.com. Aficionado al burlesque y degustador de performance. Prefiere el jazz, leer, escribir y aprender a aprehender. Sintoniza noticias y analiza las mismas, es tesista de Ciencias de la comunicación y profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM para la asignatura: Estado, sistema, poder político y comunicación. Becario por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia y alumno de Estudios Latinoamericanos en la Facultad de Filosofía y Letras de la misma Universidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s