De buenas películas y festivales avant garde

 Celluloid Andrid
 
 
Como en el cine solamente hay Chihuahua de Beverly Hills y una cosa llamada Piña Express, la verdad me siento poco inspirado para acomodar mi lindo y redondo trasero en una butaca por dos horas y ver algo que no me va a gustar, además, como he cancelado mi membresía, tendría que pagar un precio excesivo en tiempos de crisis y prefiero salvarlo para comprarme un Frapuccino caramel Macciato en tamaño venti.
 
Así que hoy no habrá reseña, vean Beverly Hills Chihuahua y luego me cuentan qué tal estuvo.
 

 
Mentira, si habrá reseña pero no habrá película.
 
La semana pasada concluyó la tercera edición del festival de cine documental de la ciudad de México. También me acabo de dar cuenta que se me pasó la nueva película de los Coen en el marco del Urban Fest 2008, y me pongo a reflexionar sobre cuántos festivales de cine hay actualmente en nuestro país.
 
Además de los susodichos existen sedes como Morelia, Guanajuato, Monterrey, Acapulco, Cancún, Oaxaca (sí, allá también tienen su festivalito no crean que no) y como 5 o 6 en la ciudad de México que se llaman de distintas formas, por ejemplo, el de gays (que en realidad se llama “Mix de Diversidad Sexual”, en el cual exhiben porno gay), o el de Ambulante, esto aunado a la muestra internacional, al foro de la cineteca, al tour de cine francés, al de cine africano, al de cine argentino y a una serie de eventos fílmicos que efímeramente llegan a nuestras itinerantes carteleras.
 
En México, se dice, el festival más importante es el FICCO (Festival internacional de Cine de La Ciudad de México, por sus siglas en español)  pero ya no sé si creerlo pues alguna vez alguien me dijo: “Allí sólo van Snobs que ni entienden esas pinches películas pero que al verlas ya se sienten intelectuales” Concuerdo con él en un sesenta por ciento.
 
Un productor con quien trabajé me dijo que iba a introducir el Festival de Cine de Medio Ambiente a México, pues había comprado los derechos en España, pero aún no ha concluido los trámites. Por ende esperaremos hasta el 2009 para ver anuncios celuloidales y ecológicos en los posters de las paradas del transporte público.
 
¿Acaso nos hemos vuelto amantes del arte? No creo, a mi parecer los empresarios ya se dieron cuenta que con un festival se puede obtener mucho patrocinio, amigos y famita, famita, en pocas palabras, para ser considerados artistas o por lo menos personas que incursionan en el séptimo arte porque ya vimos que en México eso de ser director de cine es un cosa bastante abstracta; lo mejor es pasar a formar parte de la lista de invitados de las celebridades del medio artístico porque siempre sus fiestas son patrocinadas por una cerveza alemana y por un tequila tradicional y estos productos son gratis en esos eventos.
 
 
Hoy día la producción fílmica es tan impresionante que las películas duran 2 o 3 semanas en cartelera (A menos que seas Beverly Chihuahua o una de JJ Abrahams, pues te darán un poco más de tiempo). Asimismo, las nuevas tecnologías permiten la producción y distribución de material fílmico a velocidades vertiginosas, sin embargo esto resulta contraproducente porque ahora cualquier monigote con capital para comprarse una cámara puede ganar premios por material realmente ofensivo, con ofensivo no me refiero a que atente contra las buenas costumbres, más bien a que quiera burlarse de mi inteligencia de espectador.
 
 
Mi consejo es:
 
Vean festivales, pero no crean que todo lo que sucede allí… es lo más avant garde.
 
Nos leemos la próxima espero que con una cinta a recomendar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s