A 40 años del 2 Octubre ¿Qué queda?

Jaime Julio Vega Pompa
 
[…] Triunfan solo aquellos
 que saben cuándo
 luchar y cuándo no[…]
Sun Tzu
 
El 02 de octubre es una fecha que en los últimos años se ha relacionado con marchas de protesta y de conmemoración en honor a los estudiantes y maestros caídos en los movimientos estudiantiles de 1968; sin embargo cada vez es más notoria la ignorancia que presentan ciertos grupos de manifestantes en cuanto al conocimiento de las causas que originaron el movimiento más representativo social más representativo en México, empero los actuales manifestantes solo muestran la represión del gobierno en aquellos años, y sobretodo el uso de la fuerza del ejército contra jóvenes desprotegidos, pero deberíamos analizar entonces, si desean manifestarse libremente por qué en cada manifestación causan daños a propiedad privada y retan a la autoridad, la cual no actuaría si los manifestantes mismos no provocaran, y si la autoridad reacciona entonces se dice que no hay libertad en el país. Debemos entender que toda libertad debe tener sus límites para poder seguir viviendo con cierto orden dentro de una sociedad como la nuestra.
 
      En esta ocasión la revista Escrutinio ha tenido la oportunidad de entrevistar al Doctor en derecho político Luis Jorge Molina Piñeiro (LJMP), actualmente es profesor en la facultad de derecho de la UNAM y presidente del colegio de profesores docentes en el extranjero y organizador de eventos  académicos de alto nivel en derecho constitucional político electoral tanto en México como en el extranjero
 
      Agradecemos la oportunidad que nos ha concedido el Doctor para la elaboración y el análisis objetivo de un tema tan importante para la sociedad, pues este movimiento se vincula continuamente con la democracia, la libertad y la revolución, pero sobretodo con el sacrificio de cientos de jóvenes valientes que se enfrentaron a un gobierno represivo.
 
 
Entrevista
 
– “El 2 de octubre no se olvida” ¿Pero no se olvida en qué sentido? Los manifestantes provocan conflictos en las marchas conmemorativas, sin embargo muchas veces los mismos manifestantes no conocen las bases del movimiento.
 
LJMP – En primer lugar, el 2 de octubre está a 40 años de distancia. Cuando las cosas se vuelven añejas, antiguas; siempre se les trata de ver, en los movimientos sociales, me refiero a los hechos de convulsión revolucionaria; aspectos positivos y no los negativos, eso quiere decir que independientemente de todo lo que haya sucedido en torno al movimiento estudiantil negativo, tanto en su origen  como en su desarrollo, eso se elimina, porque esa es la memoria histórica del siglo XX. Necesitamos un símbolo, una fecha en la cual un grupo de jóvenes valientes se enfrenta a un gobierno autoritario y logra burlarse del presidente en las calles, logra movilizaciones de cientos de miles de jóvenes; en respuesta el gobierno reprime y muestra su falta de capacidad de resolver conflictos, por lo menos en las zonas urbanas. Esto es muy importante, por qué, porque el PRI era un partido no democrático, cuya función era el mantenimiento del orden público en la sociedad, o sea, después de 20 años de vida sangrienta de 1910 a 1930, el PRI es una organización política que dice: “ya basta de violencia, ya basta de inseguridad, vamos a crear un sistema y primeramente vamos a ofrecer seguridad”. Seguridad quiere decir que había del PRI, un comité, un directivo de una entidad federativa, de un municipio, de un pueblito un señor que sabía qué pasaba y ese señor lo comunicaba, entonces había quien generaba los disturbios en el pueblo “Chirrinflín” sic. de cinco mil habitantes, existía una jerarquía, y él se lo decía al comité de arriba, al X y al Y, y así llegaba hasta el comité municipal, el comité estatal o aún al comité nacional cuando se trataba de asuntos conflictivos graves, entonces el PRI cumplía esa función, mantener tranquilo al país, la función del PRI era demostrar que el orden estaba asegurado, aunque la democracia electoral liberal no existía, cosa que además no preocupaba a mucha gente, porque la gente que estaba preocupada por el pensamiento político no estaba preocupada por la democracia electoral, y menos en una universidad donde se era socialista, entonces los jóvenes socialistas de la mitad de los años del siglo XXI, y de esa generación en todo el mundo, no eran prodemocráticos, eran prosocialistas, y el socialismo en todas sus facetas realistas del siglo XX no tenía confianza en la democracia electoral ni en los partidos políticos, era otro tipo de participación política más directa, como hoy el grupo de López Obrador, el grupo de López Obrador no puede pensar que quiera democracia, no; lo que quiere es cerrar canales democráticos para ser eficaz en sus exigencias, porque ellos tienen exigencias, no libre participación política; eso es lo que podría decirse que quedó del 68, un aspecto positivo, todo lo negativo se olvida.
 
      La idea de que ahora la gente quiera ser demócrata liberal electoral, encuentra en el 68 un supuesto origen que si tú lees la discusión democrática, nunca se discutió democráticamente; los comités de huelga no eran democráticos, eran unos movimientos para la organización de una acción cotidiana, ahora, eso no es una discusión de temas de largo y mediano plazo, sino es qué se va a hacer hoy, qué se va a hacer mañana, por eso el nombre “Comité de Lucha”, o sea, en un comité de lucha nadie está pensando a futuro ni a mediano ni a largo plazo, por eso, quien quiera confundir el movimiento estudiantil con un movimiento democrático liberal electoral no tiene la más remota idea e insulta la memoria de los líderes leales que hubo en ese movimiento y después de él, por ejemplo, si tú quieres vincular la liga “23 de septiembre” con un proceso democratizador, sería tanto como considerar que Trotsky y Lennin era demócratas liberales cuando hicieron la revolución rusa de octubre, o sea, sería todo un insulto a Lennin y a Trotsky, como sería todo un insulto a cualquier joven que haya sido aprendido o asesinado por el gobierno perteneciente a la liga 23 de septiembre,  pues ellos estaban para secuestrar, para enfrentarse a los soldados, para asesinarlos, como se hizo en Amecameca, en fin, o como se hizo en el movimiento de Madera haya en Chihuahua, y ninguno de ellos tenía afanes democráticos, porque el decir democrático en 1968 a un joven era como que ahora le dijeras tú racista cabeza blanca a un berlinés, eso vendría siendo el equivalente.
 
– Usted me dice que el pensamiento en ese entonces era socialista y que lucharon contra la represión.
 
LJMP- Sí.
 
– Pero entonces se entiende que el movimiento socialista también es represivo a la vez; ¿no es, entonces, una contradicción?
 
LJMP- El movimiento socialista habla de una dictadura de proletariado y el pensamiento es que una vez que se desplaza a quien esté en el poder, implantar un régimen de violencia, porque lógicamente, como ya lo dijo Lenin, los que están en el gobierno nunca quieren dejarlo y los que quieren llegar pues tienen que quitarles los espacios con violencia, entonces, bueno pues era obvio que el régimen socialista tenía dos fases, uno de violencia contra la institución mientras llegan al gobierno y otro que es una dictadura proletaria mientras lo consolidan, y después, supuestamente en el modelo teórico, en el comunismo, ese régimen autoritario se diluye, cosa que aunque el modelo teórico hablaba de una dilución hacia procesos X, Y ó Z, de desaparición del Estado, etcétera, en la realidad todo el mundo sabe que una dictadura no puede mantenerse con la misma rigidez por más de treinta o cuarenta años, la dictadura se pone como ejemplo en países como Alemania, bueno, acaba con el suicidio de Hitler y la caída del nacionalsocialismo. Los regímenes que duran más como el de Franco, como el régimen de la unión soviética, que eran regímenes totalitarios, estos se van a lo largo de las décadas relajando, o sea, no puedes tú mantener a una sociedad dentro de una jaula, ahora sí, a pan y agua, tienes que abrir un poquito más la jaula a los veinte años, y todas las dictaduras cuando pasan de veinte años ya se vuelven, mas que decadentes, abren canales de libertad, cualquiera que tú veas, el franquismo; nadie puede pensar en una dictadura totalitaria en donde tú abres el turismo a nivel mundial por millones, a nadie se le ocurre tener una dictadura rígida totalitaria que ingresen al año 10 millones de turistas, porque entonces dejas salir a un millón de trabajadores fuertes para que vayan a trabajar al centro de Europa y regresen, lo que pasa con esa dictadura es que se abre la frontera y ya no regresan nunca.
 
– Ahora, usted ¿cómo calificaría los hechos violentos de la última marcha del 2 de octubre?
 
LJMP- Claro. En primer lugar, ya cuando no existe, digamos una memoria clara de qué es lo rescatable del 68 para la vida democrática del 2008, es una referencia, referencia que en abstracto suena romántica y buena. Si tú les preguntas a los líderes del 68 qué es lo que querían, no saben; una porque eran muy jóvenes, chavos inexpertos que no tenían formación teórica política, y ahora pues lógicamente como el movimiento es algo positivo todos se afilian al 68. Yo fui profesor aquí, joven, en el 68, y yo conocí a maestros jóvenes, yo supe de la interdicción que tuvo el gobierno mexicano para tratar de neutralizar a grupos de estudiantes y de profesores, muchos de los que surgieron en el gobierno del licenciado Echeverría eran gente que había sido muy activa en el movimiento del 68; González Pedrero, el mismo grupo de González Casanova, todo lo que vendría a ser de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, las gentes hegelianas-marxistas como Guerra en la  facultad de filosofía y letras, o sea,  eso es muy difícil que tú lo puedas ordenar y decir esto es un producto de su pensamiento, porque además en la universidad en el 68 tenía un mal ánimo en el ambiente social. En el año del 66, o sea dos años antes del movimiento de estudiantes, la universidad vivió una de sus peores crisis de la época de nuestro momento.
 
 Aquí había un rector que se llamaba Ignacio Chávez, el señor Ignacio Chávez había probado que una universidad de masas podía tener un alto nivel académico basado en exámenes, entonces durante los seis años que fue rector, en cinco de ellos demostró que en esta escuela podría haber grupos con cien estudiantes con disciplina y con conocimientos suficientes, siempre y cuando los profesores hubiesen presentados exámenes de oposición para dar sus clases  y que los alumnos presentaran exámenes permanentemente, entonces esa universidad fue destruida, unos dicen que por influencia del gobierno de Díaz Ordaz que tenía enemistad con Chávez, otros, que lo ven desde un punto de vista más sociológico, consideran que fue el mismo ambiente universitario de exclusión de alumnos que se enfrentan a esa rectoría que excluía a los malos, entonces ese modelo de universidad se acabó, es el sistema cruel. Se acabó porque, entonces, lo primero que se exige cuando sale el doctor Chávez en el año del 66 es el  pase automático, los maestros no presentan exámenes de oposiciones, se relaja la disciplina en la universidad, aparecen los comités de luchas, se apoderan de las cafeterías de las diferentes facultades, hacen negocio con ellas, reciben  dinero de la misma autoridad  universitaria para becas al edificio, etcétera; se vuelven dueños de auditorios, aquí en el auditorio IUS SEMPER LOQUITUR de la facultad de derecho, era punto de reunión de ellos, incluso se habían adueñado de algunos seminarios, en especial el de derecho internacional que tenía teléfono  y hacían llamadas de larga distancia y las cobraban; esa era la universidad.
 
      Del 66 al 68 pasaron dos años, ese era el ambiente que se le daba a la universidad; un ambiente de nota roja donde un grupo de salvajes encierran al director en la universidad, en la torre de la rectoría, lo escupen, lo empluman, lo desalojan violentamente, ese era el ambiente,  en donde los comités de lucha en todas las facultades tenían espacios. Viene el movimiento del 68, claro ya nadie te habla de los comités de lucha ni de los porros que estaban dentro de la universidad, y después del 68 resurgen, o sea, el movimiento del 68 trae una etapa muy drástica en la universidad que es la renuncia de González Casanova en el año del 72, es un sindicalismo vinculado al partido comunista con nexos muy estrechos a los movimientos estudiantiles, es una anarquía dentro de la universidad, entonces, del 68 al 72 la universidad como tal, vivió una etapa muy triste entre violencia, falta de responsabilidad, incluyendo las autoridades porque estaban comprometidas con esta causa, y luego la universidad estaba en unos niveles frente a la opinión pública, altamente delictivos, o sea, cada vez que salían notas de la universidad en los periódicos era precisamente sobre esa violencia que vivía la UNAM y claro sus señores académicos.   
 
      Entonces, hablar del 68 como todos los movimientos es difícil y más difícil es cuando tú le quieres dar un aspecto totalmente positivo a un movimiento romántico, el movimiento romántico estudiantil no tiene en sí, metas fijas ni principios, y por tanto tú puedes ver en ellos todo lo que tú quieras encontrar. Es romántico, es como el romanticismo de un joven, lógicamente un joven romántico, realiza mil conductas negativas hasta con la misma mujer que ama, sin embargo eso no queda en el recuerdo del romanticismo porque queda el aspecto del amor puro y se han dado fuerzas de esta naturaleza.
 
      Eso es lo que queda hoy del 68, y qué bueno que así sea, porque en un país con tan pocas referencias históricas positivas, está un punto de referencia, un grupo de jóvenes valientes y sobretodo universitarios, preparados, cultos, que se enfrentó a un régimen totalitario sin importarles su vida, su patrimonio; todo esto suena muy bonito y que bueno que se sigan manteniendo y que haya gente que sean sus adalides, lógicamente, el problema de estos adalides es que muchos de ellos, en el paso del tiempo, han claudicado esos principios iniciales de presencia política pura.
 
 
      Las conclusiones obvias a las que se llegan después de la platica con el doctor Luis Jorge Molina Piñeiro es que el movimiento estudiantil del 68, como todo el mundo lo sabe fue de corte socialista, recordemos que el socialismo está basados en abstracciones idealistas que hasta la fecha no han podido aplicarse en la realidad. También, una de las múltiples causas de ese moviendo, por lo menos dentro de la universidad fue el hecho de que la disciplina se relajó y conjuntamente el nivel educativo decreció entonces, como es obvio, la universidad entró en una etapa de descrédito frente a la opinión pública. El moviendo no debe vincularse a un proceso prodemocrático liberal por su misma ideología de corte socialista. Los conflictos que surgen en las manifestaciones del 2 de octubre, demuestran que seguidores del movimiento no tienen una base política que los sostenga, ya que si fuera así, la violencia no sería necesaria. El movimiento también fue causado por la irresponsabilidad de las autoridades al permitir el libertinaje como medio de vida en la universidad y sobretodo en los jóvenes que quisieron enfrentarse a la autoridad y la autoridad está para mantener el orden social y sobretodo en esos años del priísmo en su máxima expresión. En resumen, el movimiento estudiantil de 1968 es tomado como el movimiento social más importante de los últimos años, como el impulsor de la democracia liberal mexicana, aunque realmente el movimiento nunca pudo concretar nada en la realidad y provocó la muerte de cientos de jóvenes idealistas y se quiere poner toda la responsabilidad en manos del gobierno.    

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s