¿Cuestión de ética o simple labor periodística?


Marguil Guzmán
 
  
El concurso anual de fotoperiodismo The World Press Photo es exhibida en el museo Franz Mayer a partir del 9 octubre y hasta el 9 de noviembre. Este año el concurso contó con la participación de 5 019 periodistas de 125 países, tanto independientes como de agencias, 96 de ellos mexicanos. En comparación con el año pasado, la participación aumentó en un 12.5%.
 
Fueron recibidas 83 mil 536 imágenes. Se premiaron 10 categorías desde noticia de actualidad, temas de actualidad, personajes de actualidad, fotografías de acción, temas contemporáneos, retratos, reportajes deportivos, naturaleza y arte, vida diaria, hasta entretenimiento.
 
La exhibición no es sólo una muestra del trabajo periodístico sino es un recorrido alrededor de las problemáticas mundiales, el maltrato a mujeres en Colombia, Afganistán, etc. hasta las constantes invasiones estadounidenses.
 
Aunque lejos del premio de 10 mil euros que recibe la fotografía ganadora habría que ahondar en la frialdad necesaria de un periodista para levantar su cámara y captar la crueldad humana percibida en una guerra o los abusos sexuales sufridos por las mujeres y ni que decir del maltrato a los animales en Alaska, sólo por mencionar algunos.
 
¿Se ante pone la labor periodística ante la ética profesional? En qué momento los periodistas dejan a un lado su labor para ayudar a las personas retratadas que más tarde si es que el jurado así lo decide, recibirán un premio.
 
¿Acaso es justificable la labor informativa frente a la labor humanitaria?, seguramente no es la primera vez, ni la última en que la labor periodística de todos los participantes será cuestionada por el alto grado de frivolidad con la que las fotografías son tomadas y ni qué decir de la decisión del jurado para elegir la composición gráfica que mejor resalta el sufrimiento humano.
 
Este concurso pone a prueba la labor ética de cada periodista proveniente de los principios deontológicos que rigen la responsabilidad interna de informar en el momento oportuno y de la manera más fiel posible.
 
El dicho popular en el que “una imagen vale más que mil palabras” hace referencia al mensaje transmitido a través del dolor humano. Cada fotografía es un referente de la historia del hombre hecha por él mismo y un recordatorio constante de las tragedias que aquejan a la sociedad en pleno siglo XXI.
 
Resulta interesante realizar el ejercicio de revisar las fotografías ganadoras desde 1955 hasta el 2008 y sin saber el año en el que fue tomada la fotografía,  tratar de ubicarla en un momento actual, y sin ningún problema ésta encajará como una problemática contemporánea, como lo es  hambruna, que sigue afectando a miles de personas.
 
La cuestión es que el concurso no sólo sirva como una expresión periodística informativa sino como un despertar en la sociedad y gobiernos para realizar acciones en favor de la resolución de todas y cada una de las problemáticas.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s