Lo monstruoso de nuestros errores

Celluloid Android

Negligencia: una actitud con la que convivimos todos los días. La ineficacia, la intransigencia y la testarudez de la gente repercuten de manera directa sobre nosotros. ¿Cuántas veces no nos hemos metido en problemas por la culpa del otro? Dios dijo; ama a tu prójimo como a ti mismo pero, ¿qué pasa cuando el prójimo nos hace la vida imposible con su testarudez? ¿Cómo amarlo, Dios? Es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja que evitar la ineptitud.

 

Es cierto que estamos rodeados de gente incompetente, sin embargo, cuando algo malo sucede siempre culpamos al otro y pocas veces confesamos nuestra propia negligencia (porque nosotros hacemos todo bien). Por ejemplo, cuando vamos tarde a algún evento, la gente se mueve más lento y los semáforos se ponen en contra nuestra. En cada error, ya sea nuestro o ajeno, lo principal es guardar las apariencias. Así, una mentira nos lleva a una más grande, luego a otra hasta que las situaciones se escapan de nuestras manos.

 

El Huésped, a primera vista, parece una de esas trilladas, tontas y malolientes películas de zombies en versión coreana: un virus se esparce por la urbe y los pobrecillos ciudadanos son obligados a entrar en cuarentena para impedir su expansión, la diferencia es que Corea no se ve asediada por muertos vivientes que muerden a los civiles sino por un gigantesco anfibio, monstruo, mutante que disfruta de engullirse a nuestros amigos amarillos.

 

No obstante, el verdadero monstruo no es aquel incomprendido ser cuya culpa no es haber nacido mutante. No, el monstruo que acaba poco a poco con la sociedad es la negligencia. Todo comienza una tarde del año 2000 cuando un ingeniero bioquímico americano (tenía que ser) derrama residuos tóxicos en el río Han argumentando que el río es bastante grande como para que una botella lo dañe. Dos años más tarde un par de pescadores encuentran una extraña criatura en aguas Hanescas (del río Han). Sin embargo, debido a la negligencia de uno el pequeño escapa. No es hasta el año 2006 cuando todos estos descuidos cobran venganza sobre la humanidad.

 

Los cineastas coreanos tienen una peculiar forma de expresarse a cuadro, digamos que… un poco menos sutil que todos los demás, de hecho no sólo los coreanos sino toda la región asiática del pacífico es particularmente violenta y explicita en su cine, gracias a esto cada día va ganando más adeptos, entre ellos un cúmulo de directores hollywoodenses (¿alguna vez se han preguntado si el galicismo hollywoodense se puede decir de otra forma?), quienes se roban las ideas y las producen con más tecnología y más dinero para luego adjudicarse el crédito de la creatividad.

 

Una vez que el monstruo emerge a la superficie para destrozar todo y comerse a todos los que se interpongan en su camino los humanos negligentemente deciden destruirlo con más armas biológicas. Mientras tanto, una niña es secuestrada por el anfibio gigantesco debido a lo testarudo de su padre, hombre quien después será víctima de la policía, de las fuerzas especiales y los médicos cuando traten de arrancarle el cerebro para curarle algo que no padece. Así, inmersos en un círculo vicioso de negligencia, la película nos invita a reflexionar de manera poco ortodoxa sobre el embrutecimiento y el estrés que genera no hacer las cosas bien.

 

Ficha Técnica.

Joon-ho Bong.

Gwoemul  (El Huésped /The Host). 2006

Corea del sur. 119 minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s