Hablando con Transparencia en el Segundo Informe de Gobierno

                                                                                         Iovana González Robles

                                                                                “La única verdad es la realidad”

Aristóteles

 

Hablar de transparecia en el Segundo Informe de Gobierno, no podía ser la excepción. Es un concepto en boga. Es un término que se utiliza frecuentemente como una especie de llave maestra que permite referirse a una cualidad que se considera deseable, aunque difícilmente se puede precisar su contenido.

Partimos de la primicia de que todos los ciudadanos tenemos el derecho de conocer con prontitud cómo se ha desempeñado el Gobierno Federal, ya que es una herramienta  fundamental en la evaluación de su servicio, sobre todo el destino de los recursos presupuestados durante el año, esto mediante el análisis de sus Informes.

Analizando el informe que entregó el presidente Felipe Calderón al Congreso de la Unión el pasado primero de  septiembre podemos percatarnos que a pesar de ciertas cifras alentadoras el crecimiento económico ha sido mediocre y no se han generado empleos suficientes.

En materia de desempleo: “en el primer trimestre (enero-marzo) pasó de 3.5% a 3.9%, respecto del trimestre anterior; y en el segundo trimestre (abril-junio) de 2008 creció en 5.6% con relación al mismo periodo de 2007, de modo que hoy 1.6 millones de personas que no tienen empleo; precisando que, por tanto, se disparó a 12.1 millones de personas laborando en la economía informal (semidesocupados), casi medio millón más.” [1] 

Respecto a los programas sociales, de acuerdo con el Informe el Gobierno ha efectuado un aumento de 120 pesos mensuales a los beneficiarios del Programa Oportunidades, lo cual  es una paradoja, porque la pobreza alimentaria ha “aumentado” en más de cinco millones de personas (datos dados a conocer por la CEPAL).

Se ha hecho estudios, donde se afirma que el número de pobres en México es de casi 50 millones de personas. Esto significa que, comparado con años anteriores, no se ha reducido el fenómeno de forma significativa.

Según el Banco Mundial, los niveles actuales de pobreza son similares a los registrados a comienzos de los años 90 del siglo pasado, hecho que muestra que los últimos 15 años constituyen en un tiempo perdido en el combate del fenómeno que aqueja a más de la mitad de los mexicanos.

Ahora bien, en el Informe no se señala nada con respecto a la situación de Desigualdad en el país, a pesar de la existencia de tan afamada estrategia conocida por todos: “Vivir Mejor”. Queda entonces en evidencia, que existe un retroceso en materia social, ya que no se han enfocado a los problemas de fondo como es el caso de la Desigualdad. En este caso, la estrategia como tal, representa un conjunto de políticas sociales, con fines partidistas, para las elecciones venideras.

De acuerdo con el informe se han alcanzado algunas metas, sin embargo existe una enorme contradicción con la realidad del  México, que vivimos día con día. Por mencionar algunos datos reales en materia de educación sólo 1 de cada 4 jóvenes cuenta con educación superior, y otro dato alarmante, es que 60% de la población económicamente activa está excluida de la Seguridad Social, otros tantos carecen de servicios como el agua potable, drenaje, electricidad, entre otros.

En materia de Salud existen grandes contrastes entre zonas geográficas, grupos étnicos y niveles socioeconómicos. Estos indicadores son reflejo de la desigualdad en la acción pública, ya que el gasto público en salud no es progresivo y ha mantenido a cerca del 50 por ciento de la población fuera de los sistemas de seguros públicos

Lo más importante es que la ciudadanía conozca en términos del gasto social en relación al PIB, en realidad, éste se redujo (-1.1%).

En cuanto al desempeño del actual gobierno, los resultados que presenta el ejecutivo federal son negativos tanto en términos macroeconómicos como sociales.

México no crece de manera sostenida y, en contraste la inflación se dispara. La inversión nacional y extranjera se reducen y la tributación fiscal continúa baja. Se reduce el ingreso, se incrementa el desempleo, aumentan los precios de los productos básicos y persiste la inequitativa y desigual concentración del ingreso.

 

La pobreza se mantiene y se fortalece, y en tanto que los indicadores de gasto, alimentación, salud, educación y de infraestructura social arrojan resultados, en cantidad y calidad, tristemente desalentadores con relación a países del mundo con nuestro grado de desarrollo y aún de desarrollo más bajo.

Las personas y las comunidades no cuentan con los recursos elementales para vivir.  En este sentido hablar de Igualdad de Oportunidades, como instrumento fundamental para el cumplimiento de los derechos y garantías sociales, como nación, debería obligarnos a contar con servidores públicos más comprometidos, con actitud de servir a su patria, y nunca ser vista como un medio para alcanzar determinados objetivos particulares.

La importancia en materia de Transparencia, en el Segundo Informe del Gobierno Federal, y por encima de cualquier tipo de interés que se genere a su alrededor, son los “resultados reales”, ya que necesitamos que nos informen puntualmente las condiciones generales de la población.


[1]  “La actividad económica, la inversión y el empleo” (p.105 del Segundo Informe de Gobierno).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s