La catorcenal 14

Por: La fortaleza de la soledad.[1]

01 de septiembre de 2008

 

UNO Inseguridad-es.

Cuando uno escribe inseguridad pública, no se refiere necesariamente a un país como México, que después de Brasil encabeza los índices de odio por preferencia sexual diversa.

Tampoco tiene que ver con que en este país tenga uso común la palabra feminicidio -el exterminio de las mujeres por su condición de género-; tan no tiene que ver, que en un estado -por decir alguno- Puebla, una pseudo procuradora, gire una orden de aprehensión a cierta periodista acusa pederastas, por instrucciones de un gobernador nada precioso, no dice nada.

No tiene relación alguna con que al líder de alguna organización campesina- se me ocurre- el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, sea sentenciado a 104 años de prisión.

Repito no tiene nada que ver con México, tan no tiene que ver, que una presidenta vitalicia del Sindicato de maestros –el más grande de América Latina- resultaría inimaginable, eso y que el llamado del monopolio en artículos deportivos experimente, entonces si, las vicisitudes que encierra la desigualdad social de, ahora sí, un país como México.

No hay empleo, si lo hay no es bien pagado, se intenta pagar el metro de tierra ejidal en un peso con cincuenta centavos. Tampoco hay acceso universal a la educación superior, pública y gratuita, se recorta cada vez más el presupuesto a la cultura y se incrementa el que se destina a inseguridad pública. Se incrementan los precios en los productos básicos y el aumento salarial es paupérrimo, y es que…

Hablamos de inseguridad en el entendido de quien te cuida es quien te jode, qué sucede cuando una corte considera que una legislación como las recientes modificaciones a la ley del ISSSTE no atentan contra la seguridad social, cuando estos mismos jueces –y juezas- resuelven que no se incurrió en violaciones graves a los derechos humanos de la Periodista Lydia Cacho.

Es la misma corte que determinó improcedentes las acciones de inconstitucionalidad que presentaron por separado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Procuraduría General de la República, contra la despenalización del aborto antes de las 12 semanas de gestación en el Distrito Federal, faltaba más…

Se puede pensar en efecto –como diría David Alfaro Sequeiros- que la justicia siempre va ciega, no obstante, algo que parece una realidad es que asistimos a un país de leyes, pero sin justicia.

Celebramos que se aprueben iniciativas como la Ley de identidad transgénero –a nivel local, advertimos-, pero apuramos porque Calderón “decrete” el 17 de mayo como Día nacional de lucha contra la homofobia, lesbofobia y bifobia. Hacemos votos porque asistamos a la prevención efectiva y el tratamiento integral del VIH- SIDA y por supuesto que se termine de limpiar México.

Limpio de corrupción, de impunidad, de funcionarios que se coluden lo mismo con el crimen organizado que con empresarios, para legislar y fortalecer los monopolios – a propósito de una vergonzosa Ley Televisa- Hoy el reto es para el monopolio de la violencia legítima (sic! El Estado).

Por supuesto no queremos otro New´s Divine, como tampoco deseamos otro reportero de Indymedia muerto en algún estado del sureste mexicano, tampoco queremos periodistas desaparecidos por el narcotráfico, pero tampoco acosados por el gobierno en turno – a propósito, ¿en qué va lo de CIMAC noticias?

No olvidemos que asistimos al libre tránsito del ejército a lo largo y ancho de nuestro  territorio, demandamos, no sólo las estadísticas de los decapitados, también las cifras, el destino y la integridad de los SUPUESTOS narcotraficantes detenidos y que cese el hostigamiento contra la ONG, Nuestras hijas de regreso a casa de Ciudad Juárez, Chihuahua.

De todo eso y más, tenemos sed; sed de justicia, perdón pero todo esto no se hubiera podido expresar en la marcha sabatina.

 

DOS Juventud- es.

Alguna vez acordamos que la juventud, el marxismo, el rock y los sueños tenían algo en común: la atemporalidad.

A esa lista déjame agregar dos cosas más: la fantasía y la amistad.

En tributo a Flora Potter, compañera que ahora flota en otra dimensión.

En espera de los 40 años del 2 de octubre estoy.

 

 

——————————————————————————–

[1] Guillermo Rivera (La fortaleza de la soledad): productor radiofónico para anodis.com, aficionado al burlesque y degustador de performance. Prefiere el jazz, leer, escribir y aprender a aprehender. Sintoniza noticias y analiza las mismas, es tesista de Ciencias de la comunicación y profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM para la asignatura: Estado, sistema, poder político y comunicación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s