La Catorcenal 13

 Por: El mundo no era para este amor.[1]UNO.

El viernes pasado concluyó la Decimoséptima Conferencia Mundial sobre VIH- SIDA, en esta Ciudad de México, opacada por la inauguración de los Vigésimo novenos Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Además de la presencia de Annie Lenox y otras activistas igual de importantes en la marcha “Todas las mujeres, todos los derechos”, los múltiples eventos simultáneos en la Aldea Global, la marcha contra el estigma y la discriminación, y la Conferencia Mundial -en ese orden de importancia- hicieron hincapié en la situación actual de esta pandemia que ha devastado África y cuyos índices de contagio no disminuyen en América Latina.

Se habló de las políticas macroeconómicas y la feminización del VIH-SIDA, el reconocimiento al trabajo sexual y los grupos vulnerables: los migrantes, las amas de casa víctimas de la “fidelidad” irrenunciable, los hombres que tienen sexo con otros hombres -como sucede en el ejército- y los usuarios de drogas intravenosas; todas ellas, realidades preocupantes que se nombraron durante el acontecimiento.

La indignación y la protesta, ante lo que esperamos no quede solamente en buenas intenciones y/o deseos; todo para concluir, que urge un acceso universal a los medicamentos retrovirales cuando hablamos de un derecho humano como lo es el acceso a la salud.

En un momento en que resulta imprescindible una educación sexual laica, apegada a criterios científicos y en que son necesarias políticas públicas claras y efectivas para hacer frente a la amenaza sanitaria del siglo XXI.

DOS.

Y ya que estamos en Olímpicos, destacar la ovación que provocaron las delegaciones deportivas de Irak, Palestina y Afganistán… ante la indiferencia de George W. Bush y Nicolás Zarkozy.

A propósito de la bronceada que nos concedieron las clavadistas Paola Espinosa y Tatiana Ortiz, alguna vez le oí decir a Hugo Sánchez, que “la cultura y el deporte reflejan de alguna manera la situación económica, política y social en que se encuentra un país”, esto parece tener sentido, cuando pasan los días y nomás no se consigue un oro.

RÉQUIEM.

A la memoria de dos escritores: Víctor Rascón Banda y Alejandro Aura, a este último lo conocí en mi escuela primaria cuando fue a vender su revista infantil Chachalaca, porque la vida nos alcancé para eso y más, entre teatro y poesía…Memosh.

 

[1] Guillermo Rivera (El mundo no era para este amor): productor radiofónico para anodis.com, aficionado al burlesque y degustador de performance. Prefiere el jazz, leer, escribir y aprender a aprehender. Sintoniza noticias y analiza las mismas; es tesista de Ciencias de la comunicación, ayudante de profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM para la asignatura: Estado, sistema, poder político y comunicación y alumno de Estudios Latinoamericanos en la Facultad de Filosofía y Letras de la misma universidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s