El pragmatismo del PAN: el camino a la Guanajuatización

Sección:Política-Nacional

Beatriz García A.

 

En cuanto a llegar al poder, baste recordar

cuántos lo han alcanzado para el mal o

cuántos lo han tenido para no hacer nada.

Lo importante no es el poder,

sino aquello para lo cual deber servir el poder.

Manuel Gómez Morín

           

 EL PASADO 26 DE JULIO, tuvo lugar en León Guanajuato la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PAN en donde, aquel personaje incómodo del panismo, Vicente Fox, luego de su gestión presidencial, volvió con bríos renovados, para encabezar lo que el presidente del PAN, Germán Martínez Cázares le encomendó y que se ha dado en llamar la “guanajuatización” del país.

Cabe mencionar, que a esta sesión extraordinaria le anteceden hechos importantes: La destitución de Santiago Creel; la posibilidad de alianza –de facto digámoslo, pues ya se les vinculaba desde el 2006- con la maestra Elba Esther Gordillo y la publicación del libro de Manuel Espino, que a su vez ha dejado ver las fisuras que se han abierto en el partido blanquiazul.

Adiós, Santiago…

Uno de los primeros movimientos que se anunciaron con el objetivo de impulsar nuevas estrategias rumbo al 2009, fue precisamente la destitución de Santiago Creel de la Coordinación de su bancada en el Senado. Las críticas no se hicieron esperar pues muchos panistas argumentaban no se les había consultado y no eran las formas de hacer a un lado al Presidente del Senado. Martínez por su parte, se negaba a dar las verdaderas razones que lo habían empujado a tomar tal decisión.

Tiempo después, se daría a conocer lo que ya se sospechaba desde un principio, que su destitución se debió al veto y presión de las televisoras y que la decisión se había dado no sin antes pasar por los Pinos.

Aquellas frases que en su ideario plasma y que en su discurso de toma de posesión Martínez Cázares pronunció, parece quedaron atrás. La “sana distancia” con el Presidente Calderón y la autonomía en la toma de decisiones por las que tanto se apelaba, se han desvanecido y han dejado a la luz que Calderón opina y tiene influencia en las decisiones que en el partido se toman.

En su ideario Germán Martínez Cázares comenta: El Estado social en la idea panista, no claudica frente a los poderes fácticos del dinero, del espectáculo, de las mafias de cualquier signo, o del mercado salvaje y globalizado.” Lo anterior sin embargo, no parece coincidir con la decisión que tomó al momento de destituir a Creel de la coordinación del PAN, aún después de declarar que “ni los poderes fácticos, ni nadie de fuera le impone agenda al PAN”.  Al contrario tal parece que la decisión fue tomada pensando en el 2009 y en la cobertura que los medios le darán si cede a sus peticiones.

Bienvenida Elba Esther.

El segundo hecho importante en este camino a la guanajuatización, fue la decisión que tomó la cúpula del PAN encabezada por Germán Martínez Cázares, de abrir la puerta a una posible alianza electoral para el 2009, nada más y nada menos que con el partido de la maestra Elba Esther Gordillo.

Ante esta posibilidad hubo quienes levantaron la voz, incluso Manuel Espino –anterior presidente del PAN- se pronunció en contra, a pesar de que en 2005, él mismo daba la bienvenida a la maestra a sumarse al entonces “esfuerzo político” del partido.

Espino no fue el único en pronunciarse en contra, hubo voces de panistas en todo el país que se inquietaron con la idea, sin embargo en el momento en que Martínez Cázares sometió a votación tal propuesta frente al consejo del partido, solo dos voces sobresalieron, la de Javier Corral quien voto en contra y la de Santiago Creel quien se abstuvo de votar. Ambos personajes manifestaron su preocupación por el pago de facturas de Acción Nacional luego de una alianza con la lidereza del SNTE.

En este sentido, el presidente del partido obtuvo el aval del Comité Ejecutivo Nacional, para explorar una coalición no solo con el partido de Gordillo, sino con otros partidos que pudieran redituarles votos.

Nuevamente atrás quedó lo expresado en el ideario de Germán: “Las candidaturas no son botín de los panistas, sino compromiso social frente a los ciudadanos. Experiencias recientes nos han enseñado también que no debemos sacrificar la identidad por el hambre de triunfo. El partido no es marca que se alquila al mejor postor, disfraz que se usa en campaña y se guarda en el gobierno. Mucho menos sumidero de liderazgos de residuo.”

La señal de Alerta…

En este camino a los comicios del 2009, Manuel Espino regresa a la escena pública con su libro Señal de Alerta, un libro en el que –como su nombre lo expresa- trata de dar una señal de alerta a su partido y al presidente Calderón sobre las consecuencias que podría traer la cercanía que este tiene con Manlio Fabio Beltrones y sobre las prácticas priístas que –argumenta el duranguense- se han venido dando en el Partido Acción Nacional.

Este libro fue sin duda, uno de los elementos que hizo visibles las fisuras del PAN y nuevamente se hizo presente  el fantasma de la división de los dogmáticos y los miembros de ultraderecha, pero también, hizo posible coincidencias entre los considerados liberales y conservadores.

La presencia de Espino en el escenario nacional, fue una advertencia para el calderonismo, no sólo para señalar que la mística del PAN se estaba –está- perdiendo, cosa en la que coinciden personajes del ala más liberal del partido, sino para expresar que Espino estaba de vuelta y que el libro era su primera “ayuda” para mejorar la situación del partido, al menos así lo hizo saber en una carta que mandó a Calderón. “Ahora emprenderé un esfuerzo por ayudar a mi país, a tu gobierno y a mi partido, honrando la tradición democrática en la que nos formamos. Lo haré desde la posición que me han asignado tus colaboradores. Comienzo con el libro.

Haiga sido… como haiga sido.

De esta manera los panistas llegaron a la reunión en León Guanajuato, en donde se establecieron los nuevos reglamentos de elección de candidatos y las listas de las nuevas comisiones propuestas por Germán Martínez Cázares; la de Plataforma Electoral 2009, la Nacional de Elecciones, la de Vigilancia del Registro Nacional de Miembros, además del Comité de Planeación Estratégica.   

Fue la tierra de León la que vio revivir al expresidente Vicente Fox, quien dijo sentirse cobijado y seguro de que con la designación tanto él como su esposa se mantendrían activos, hasta el fin de sus días.  

El PAN y su dirigente inmersos en un pragmatismo absoluto, dieron vida nuevamente a Fox, olvidando las denuncias por corrupción y enriquecimiento ilícito que sobre él y sobre sus hijastros existen. Abrieron la puerta al ala más radical de Acción Nacional, a la ultraderecha enquistada, a aquella que se propusieron erradicar y que los ha sobrepasado. Dieron un soplo de vida también a Manuel Espino, quizá con la esperanza de que no lanzara una señal más de alerta y están dispuestos a pactar con la maestra Elba Esther Gordillo. La derecha, quedó rebasada por la derecha.

Germán Martínez Cázares en su afán por conquistar el 2009, dio paso a la llamada guanajuatización del país. Por muchos días se especuló sobre lo que esto quería decir, algunos panistas lo expresan como “pintar de azul la República”, sin embargo aún queda la inquietud de si en la palabra guanajuatizar caben las prácticas que se llevan a cabo en ese Estado,  lugar en el que por 17 años el PAN ha gobernado y en donde hay evidencias de viejas prácticas priístas, de compra de votos, de acarreos, de uso de programas sociales con fines electorales, de ser nido de yunquistas y de ser un Estado en el que no se respetan los Derechos Humanos.

Germán Martínez quiere llevarse el carro completo en los comicios del 2009 y visto está que con las alianzas que ha tejido en lo último que piensa es en su ideario y en los principios, quizá opine que el fin justifica los medios y al final lo importante será ganar… haiga sido como haiga sido.

Importante sería que recapacitara y recordará a los fundadores de su partido, o a aquellos miembros del PAN que vieron en su llegada una esperanza para dejar fuera a la ultraderecha que en el sexenio de Fox tuvo su mayor auge y que aún sigue presente.

González Luna decía: Que nunca falten motivos espirituales en nuestra organización, que la confusión no obscurezca la claridad de su posición doctrinal de fondo, que el ardimiento mismo de la lucha no fomente impaciencias destructoras, que la transacción y la componenda no violen la levantada intransigencia, que la derrota no paralice sino instigue, que el simple apetito no se mezcle jamás con el propósito, que si falta un responsable haya otros muchos para sustituirlo…”

Quizá, tan solo quizá, debiera voltear y recordar las frases con las que suele adornar sus discursos y llevarlas a la realidad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s