¿Un muro europeo?

Sección: Política-Internacional

Manuel Cardoso

 

El pasado 18 de junio de este año, se aprobó una ley migratoria para la Unión Europea, conocida también como la Directiva Retorno. Esta  ley fue aprobada en el Parlamento europeo con 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones, un resultado ya esperado, pues se desde antes se  estaban formando alianzas entre los distintos grupos parlamentarios.

 

Según varios ministros del Interior y eurodiputados, la aprobación de la directiva es un avance en la política migratoria de la Unión Europea en su totalidad, pues  las normas y las leyes se equiparan entre las distintas naciones, hay unidad de criterios para establecer sanciones o medidas al respecto. Por ejemplo, en España, la retención, uno de los aspectos tocados por la directiva, es menor de 40 días, mientras que en algunos países como Inglaterra, Dinamarca y Suecia no hay un periodo máximo de retención, lo que provoca una mayor posibilidad de violación a los derechos de los migrantes.

 

La directiva intenta fomentar los retornos voluntarios al dar al inmigrante un plazo de 7 a 30 días para abandonar el país por su propia cuenta. En caso de que hay  riesgo de fuga o el individuo no acepte la repatriación, las autoridades judiciales o administrativas  podrán girar una orden de retención  que tienen como máximo seis meses o un aplazamiento hasta de 18 meses en casos específicos, como problemas para la deportación. Al ser expulsados, los afectados no tienen la posibilidad de regresar a la Unión Europea durante cinco años.

 

Por otra parte, y como lo han señalado algunos eurodiputados, la directiva presenta algunos beneficios para los inmigrantes. En caso de retención, la persona tiene derecho asesoría jurídica para revisar su caso y, para las personas de escasos recursos, la asesoría es gratuita.

Además, la retención nunca puede ser en cárcel, tendrá que ser en centros especializados que pueden ser vigilados por las ONG´s, para asegurar el buen trato de los inmigrantes.

 

Desgraciadamente, la directiva no tiene ningún trato especial para los menores de edad, ya que estén o no acompañados, pueden ser recluidos. Durante este tiempo, les está garantizado el acceso a la educación, pero pueden ser expulsados a países donde no tengan tutor o familia, siempre y cuando en ese país de destino exista la estructura adecuada para su alojamiento. No obstante, ningún país puede repatriar a alguien si corre peligro en su país de origen.

 

Debido a la respuesta mundial por la directiva, los sectores de izquierda del Parlamento europeo  propusieron algunas enmiendas que l principio no fueron aceptadas por la oposición,  pues representaban un estancamiento en las negociaciones por otros tres años, pero que a final de cuentas se tomaron en cuenta. Una de esas enmiendas fue la posibilidad de legalizar en masa como lo hizo España hace algunos años al legalizar a 700 mil trabajadores.

El posicionamiento de varios eurodiputados ante las críticas es de tranquilidad, pues, según ellos, “nadie quiere construir un muro en Europa”, en palabras de Luc Frieden ministro de  Luxemburgo, personaje a favor del texto. Mientras, el ministro español Pérez Ruvalcaba, dijo que muchos inmigrantes podrán tener derechos que no tenían con anterioridad.  Además, la directiva tiene como otro de sus objetivos la protección de los inmigrantes ante la explotación y el tráfico de personas.

La aprobación de la directiva se enmarca en un contexto donde muchos de los países miembros de la Unión Europea tienen tintes derechistas, pero sobre todo, por el posicionamiento de la presidencia del Paramento europeo, la cual pertenece a los franceses por  todo el segundo semestre del presente año. Sin embargo, no es el único motivo pues el endurecimiento de la política migratoria también tiene que ver con los problemas económicos en el viejo continente, gracias a las crisis bursátiles, hipotecarias y los altos precios del petróleo.

Obviamente, esta “derechización” de la que hablan los expertos, ha ocasionado las distintas posiciones respecto a la directiva. Eurodiputados como  Jean Lambert (Verdes, Reino Unido), el italiano Giusto Catania  (GUE), el diputado español Willy Meyer (Izquierda Unitaria Europea) y la eurodiputada Hélène Goudin (Grupo Independencia y Democracia, Suecia), han criticado las diversas directrices de la nueva ley europea, pues de ser una Europa solidaria han pasado a realizar “directivas de vergüenza como la califica Giusto Catania.

 

Martine Roure (PSE, Francia), dice que “la directiva en ningún caso permite el derecho de residencia a los inmigrantes. El acceso a la educación y la asistencia jurídica no son obligatorios”, pero aunado a ello,  la situación de retención en Europa no mejorará, pues nueve Estados miembros no se verán obligados a cumplir las normas, entre ellos Irlanda, Reino Unido y Dinamarca, que se beneficiarán de sus respectivas cláusulas de “opt-out”.

 

Flujos migratorios

 

El especialista Rickard Sandell, ha señalado que “el norte de ese continente (Irlanda, Reino Unido, Finlandia y Suecia) posee un gran dinamismo migratorio; Europa Central (Bélgica, Dinamarca, Alemania, Francia, Luxemburgo, los Países Bajos y Austria) representa el principal destino de los movimientos migratorios hacia Europa; los países mediterráneos (España, Italia, Portugal y Grecia) han experimentado una transformación radical, pasando de ser fuente de emigración a convertirse en destino de inmigrantes” ( Juan Carlos Rincón BBC-Mundo).

 

Es por eso que el pronunciamiento de Irlanda, Portugal y España respecto a la Directiva Retorno es importante, sobre todo España, la cual se ha transformado en el primer destino de los inmigrantes, aunque otras fuentes señalan a este país como el tercer lugar después de Irlanda y Portugal en 2003. Mientras, Países Bajos y Francia presentaron las tasas más bajas en recepción de inmigrantes.

 

Esta cuestión es la causa del voto de los representantes de los tres países con mayor recepción de inmigrantes, aunque la sorpresa la dio Irlanda al rechazar por referéndum el Tratado de Lisboa, una de las directrices fundamentales para las políticas a implementar por parte de los 27 miembros de la Unión Europea; dicho tratado también tiene como uno de sus ejes la construcción de una Europa “que antepone los intereses del mercado a los principios de una Europa social”, en palabras de Willy Meyer.

 

Por eso la visita de Niolás Sarkozy a Irlanda, con el fin de que, vistos los resultados del referéndum, el primer ministro Brian Cowen se comprometa  ha  revisar los resultados y posiblemente tomar alguna decisión que no de la espalda ala Unión Europea.

 

Por su parte, en  Portugal  el secretario de Asuntos Exteriores y Cooperación, Joao Cravinho, afirmó que la directiva aprobada por el Parlamento Europeo es un paso importante para una política común de inmigración en la Unión Europea. En España, el presidente portugués Anibal Cavaco, mencionó que el problema de inmigrantes no es sólo de España, sino de toda Europa, por lo que dio luz verde  a la directiva.

 

España, el mayor receptor

 

España es el primer receptor de inmigrantes y esta situación comenzó a gestarse desde 1997. Los principales motivos para estos movimientos a España es la búsqueda de una mejor calidad de vida, un  mejor empleo o por falta de éste en los rangos de edad que van desde los 25 a los 34 años, principalmente, según información obtenida de la Encuesta Nacional de Inmigrantes llevada a cabo en territorio español.

 

Este país tiene sanciones relativamente bajas, pues el periodo de retención máxima era de treinta días, proporcionando a los inmigrantes condiciones que no se dan en otros  países miembros de la Unión Europea.  La persona en situación ilegal (que se termina su visado) cuenta con “derecho a la educación, derecho a la asistencia sanitaria pública de urgencia, derecho a los servicios y prestaciones sociales básicas, derecho a la tutela judicial efectiva, derecho a la asistencia jurídica gratuita e intérprete en caso de denegación de entrada, devolución, expulsión y asilo”, según el gobierno español.

 

La mayoría de los representantes españoles en el Parlamento europeo emitieron su voto  a favor de la directiva, incluyendo el ala socialista y de izquierda. Solo dos eurodiputados votaron en contra y uno se abstuvo. Josep Borrell y Raimon Obiols del PSOE y  el catalán Martí Grau votaron en contra.

 

El voto español está rodeado de problemas económicos que, aunque Rodríguez Zapatero, presidente español, se adjudique el tercer lugar en inversiones extranjeras, están minando la economía española y europea. Problemas como las movilizaciones de agricultores, transportistas, ganaderos y pescadores, son un ejemplo de la situación española.

 

Por eso es que hasta Mariano Rajoy, presidente del partido Popular (PP) y crítico del gobierno de Rodríguez Zapatero, se han pronunciado a favor y en apoyo a las medidas tomada por el gobierno español.  Y por eso Zapatero y la vicepresidenta del gobierno español  María Teresa Fernández de la Vega, han defendido la directiva, pues defiende los derechos de los inmigrantes. Además, la vicepresidenta dice que esta medida no es aplicable para España, pues es la legislación española es más  suave que lo mínimo que marca la nueva disposición; sin embargo, se le olvida que tendrán que atenerse a lo marcado por la Directiva Retorno.

 

El estudio Grupos en situación de especial protección en la región andina, elaborado por la CAJ y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), agregó que las cinco principales colectividades de latinoamericanos en España están formadas por ecuatorianos, colombianos, argentinos, bolivianos y peruanos” (http://pan.starmedia.com).

Los problemas migratorios no son actuales. En 2005, se había presentado una polémica con el gobierno uruguayo, porque supuestamente el gobierno español había cambiado su política migratoria, al rechazar a un gran número de uruguayos.  A su vez, el gobierno español emitió un comunicado desmintiendo estos hechos, al argumentar que sólo se habían rechazado a  8 uruguayos. (El País 05/06/22/).

Todo esto choca con el discurso del presidente español donde habla de su relación con Iberoamérica y Europa. Rodríguez Zapatero afirmaba, en un discurso ofrecido en la Museo del Prado el 16 de Junio de 2008 que creía en una “política exterior natural y vocacionalmente europea y europeísta”, con lo cual ratificaba su apoyo a la Directiva Retorno, pero , a su vez también creía en “una política exterior natural y vocacionalmente iberoamericana, que contribuya a la consolidación democrática, al progreso y a la institucionalización regional de la Comunidad de países iberoamericanos”.

En el mismo discurso afirmó su compromiso con África y con sus problemas, pero también se comprometió “a asegurar la protección de las fronteras nacionales frente a la inmigración ilegal y las posibilidades de expulsión y repatriación”. ¿Por fin?

 

Respuesta latina

 

La controversia por la llamada Directiva Retorno se ha extendido hasta Latinoamérica, con el pronunciamiento conjunto de varios países, entre ellos Venezuela, Uruguay, Bolivia y Ecuador, pues son los principales afectados junto con el continente africano, pues son los principales expulsores de inmigrantes, según el estudioso Rickard Sandell.

                En su estudio considera 11 importantes regiones expulsoras de inmigrantes (el norte, sur y área subsahariana de África; Centroamérica, donde incluye a México, el Caribe y Sudamérica; Europa del Este; Oriente Medio Asia).

                Los jefes de Estado, principalmente de Sudamérica se pronunciaron, algunos conjuntamente, otros de manera personal, en contra de la “Directiva de la vergüenza”, pues criminaliza  a los inmigrantes y viola los derechos humanos como lo señaló Evo Morales, presidente de Bolivia.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, fue de los promotores de un pronunciamiento crítico ante la directiva aprobada por el Parlamento europeo. Tabaré Vázquez aseguró que nadie emigra por placer, sino por necesidad. “En Argentina, Paraguay, Uruguay y otros países de la región miles de inmigrantes españoles, italianos, franceses, suizos y de otro origen fueron recibidos en el pasado con los brazos abiertos. Europa no debe olvidar el trato que recibieron en esta región sus inmigrantes”, afirmó (EFE Latino 29 junio, 2008).

                Por otra parte, Lula da Silva, Alan García y Evo Morales, presidentes de Brasil, Perú y Bolivia respectivamente, recordaron que el trabajo de los inmigrantes les ha beneficiado de alguna forma, así como a sus países de origen. Se mostraron en descontento con las medidas tomadas por la Unión Europea.  Mientras, Ecuador y Venezuela, amenazaron a  los países  que aprueben la directiva con un corte de suministros petroleros.

 

México

 

En la visita de Tabaré Vázquez a nuestro país, Felipe Calderón, presidente de México, emitió un comunicado conjunto con el mandatario de aquel país donde mostraban su preocupación por la Directiva Retorno.  Ambos declararon que es necesario  ver los puntos positivos de los inmigrantes y sui contribución a la economía y a la cultura de los países en lo que residen.

Por otra parte, Calderón mostró su preocupación y su rechazo en la X Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla, donde varios países lamentaron la medida, pues es un rechazo a la integración con Latinoamérica.  En esta cumbre participaron presidentes de Colombia, República Dominicana, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y Panamá, reconociendo a México su esfuerzo por descriminalizar a los inmigrantes.  Los páises se comprometieron a  “impulsar políticas, programas y acciones a favor de una migración legal, ordenada, segura y respetuosa de la dignidad de las personas” (mx.starmedia.com).

No obstante, México no se ha caracterizado por ser muy tolerante en cuanto a inmigrantes se refiere. En varias ocasiones se ha reconocido el problema de violencia en la frontera sur, violencia hacia los inmigrantes provenientes de Centroamérica.

 

Cientos de indocumentados de Centroamérica entran a territorio mexicano intentando llegar a Estados Unidos para huir de la pobreza. Muchos son detenidos o asaltados, pero el gobierno no ha hecho nada por solucionar el problema.  Un ejemplo de esta situación fue que  la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció este miércoles que 184 indocumentados guatemaltecos -incluidos menores de edad- son explotados en una ciudad mexicana fronteriza del sur, y señaló a autoridades locales de no haberlo evitado a pesar de tener conocimiento de ello” (AP, 18 de julio 2007). Los muros no sólo se levanta en Europa, sino también en América.

 

Otras medidas

 

La Directiva Retorno es sólo el principio de una serie de medidas que se piensan para una política común en la Unión Europea.  Aprovechando su presidencia en la Unión, Francia buscará implementar el Pacto Europeo de Inmigración, el cual obligaría a los migrantes, legales o ilegales a aprender el idioma del país donde piensan residir, además de que rechazarían las legalizaciones masivas.

 

Y en ese sentido, la Comisión Europea prepara otras normas: una que fija una base común de derechos para todos los inmigrantes legales y otra que establece los derechos para trabajadores temporales, becarios y empleados que han sido trasladados a la Unión Europea, por cuestiones de trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s