INTERLUDIO. Semiología política

Opinión
 León Medina M.

Jean Marie Cotteret intenta definir a la comunicación política como un inventario amplio que intenta elaborar una semiología política, ¿qué quiere decir esto?: encontrar un sistema de signos gracias al cual los hombres (políticos) se puedan comunicar entre sí. Encontrar nuevas y diversas formas para construir un lenguaje más elevado, ayudar al desarrollo social. Teóricamente parece sencillo, e inclusive obvio, en la práctica real las soluciones al dilema son difíciles de encontrar, porque parece que los políticos reaccionan a las viejas formas de palo o plata. El Partido Acción Nacional (PAN) ha pasado varios meses sin poder hallarse, parece que tras la Señal de Alerta del intermitente Espino las cosas comienzan a aclararse. Sobre todo cuando se ha decidió borrar (sin metáforas) a los elementos incómodos.

Televisa transmite uno de sus especiales sobre los debates de la reforma energética. Cuando llega el turno de enfocar a los participantes, se borra de manera misteriosa el rostro de Santiago Creel Miranda. La excusa: un error técnico. Pero la explicación de Creel llegó durante el programa de Carmen Aristegui, que se transmite por CNN, arguyendo que es víctima de “casi un año de censura, de veto y ahora de mutilación“. Creel reconoce el poder del duopolio, y deja entrever que éste puede ser más influyente que el del propio partido. Después acusa a los culpables de su destitución del cargo de coordinador de senadores del PAN, por supuesto, Germán Martínez, la influencia de las televisoras y el mismo Felipe Calderón. Tal terminología en el ex secretario de Gobernación hace temblar a los incrédulos, en la semiología política todo es posible. Aristegui añade: “y el reconocimiento de la paternidad de la pequeña Constanza, ¿no fue una razón más?”. “No, eso no se mencionó”. De víctima a victimario.

Pero hay otros que pasan de acusado a acusador. La revista Proceso publicó en su número del 13 de julio: “dispuesto a jugarse su capital político, son su libro Señal de alerta. Advertencia de una regresión política, Manuel Espino se rebela” (Álvaro Delgado, p. 12). Ahí, otro ex presidente del PAN, asegura que el senador Manlio Fabio Beltrones es (ese sí) un peligro para México, buscando por cualquier medio tener más poder. Asegura también que ha sido víctima de espionaje por parte del gobierno actual, encabezado por el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño. En general, Espino arremetió contra lo que llamo “capos del calderonismo”  y al explicársele que el diccionario Larousse define capo como “jefe de una organización mafiosa” Espino respondió “no tengo una explicación existencial, semántica, ideológica o política”. Entonces lo decía porque sonaba bien feo y rebelde.

Pero la rebeldía le duró muy poco ya que para el 25 de julio los periódicos publicaron la nota de que a sólo un día de llevarse a cabo la sesión extraordinaria (después de tanto escándalo era más que indispensable) del Consejo Nacional del PAN, Juan Camilo Mouriño, Germán Martínez Cázares, y Espino, se reunían en la Ciudad de México. Foto bonita para los medios incluida. Y para terminar como cuento de hadas Vicente Fox abriría las puertas  de su centro de estudios (sic) a la cúpula del panismo nacional a quienes ofrecería una cena de gala. Sniff, sniff.

Me preguntó ahora si la comunicación política como señala Cotteret puede existir en este kafkiano panorama político nacional. Aquí las palabras del enemigo se transforman en el discurso del aliado al día siguiente. No creo que haya referentes comunes, aquí todo es más que arbitrario y no hay consenso. México es la excepción a cualquier regla que Saussure haya concebido. Ni modo.

 Detour

Hoy se celebra lo controvertida consulta de la Reforma Energética llevada a cabo, como dicen los medios internacionales, por el partido de oposición. Según www.ansalatina.comla consulta no vinculante [¿?] pretende demostrar el rechazo de la opinión pública a la reforma energética que Calderón envió al Congreso y que, según sus detractores, busca la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex)”. ¿Será?, y si sí…a alguien le importará eso que llaman opinión púbica, ¿existe en México?, ¿no hablarán de las encuestas de Mitofsky? En fin, ya fui a votar, tal vez eso me convierte en un peón más del capital político que-no-quería-en-realidad. Lo pensaré mientras veo Batman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s