La renovación en el IFE

Jaime Hernández Gómez

 

Tal vez sea por los sinsabores que dejó la pasada elección; o por la reforma energética que continúa bajo los reflectores mediáticos; o por las preocupaciones que provoca el alza de alimentos; pero lo cierto es que el actual proceso para elegir consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) ha quedado adormecida para la opinión pública.

 

El proceso para seleccionar tres nuevos consejeros comenzó el 22 de abril cuando la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados emitió la convocatoria. Ante ella, 115 ciudadanos se registraron y sólo 79 cumplieron con los requisitos de competencia.

 

En esta semana, los aspirantes fueron entrevistados por los diputados, y será el próximo 5 de junio cuando la comisión encargada de la evaluación presente los informes ante la Junta de Coordinación Política, quien de acuerdo a consensos que generen, presentará la terna ante el pleno.

 

Es el 15 de agosto cuando se debe realizar el relevo en el Consejo General del IFE. Deberán abandonar su cargo María Teresa de Jesús González Luna, María Lourdes del Refugio López, así como el consejero Arturo Sánchez Gutiérrez. Los nuevos integrantes durarán en su cargo hasta el 30 de octubre de 2013.

Escaso interés

A diferencia de la primera convocatoria, ahora el número de aspirantes a consejero del IFE fue menor. En la pasada elección, emitida a finales del año pasado, se registraron 493 en esta segunda se inscribieron sólo 115. Además, la diferencia en los perfiles de los postulantes es notable.

 

Resulta obvio deducir que una de las causas de la escasa participación en esta convocatoria se debió a que en la primera se elegía al consejero presidente del Instituto mismo, sin embargo, también es claro que el proceso realizado para la elección de los nuevos integrantes dejó mucho que desear.

 

De acuerdo con Lorenzo Córdova Vianello, especialista en derecho electoral: “por un lado no se cumple con la idea de la amplia consulta a la sociedad, y por el otro, tampoco se transparenta la toma de decisiones. Es cierto que parte del proceso se abrió, como nunca antes, a la opinión pública, sin embargo, nadie sabe a ciencia cierta cómo decidieron los lideres parlamentarios a los nuevos consejeros.”

 

La otra gran crítica, según señala Córdova Vianello, es que los vetos en la primera elección fueron procesados en los espacios de información y no en el espacio parlamentario. La idea central es que entre los legisladores discutieran la viabilidad y el perfil de los aspirantes y no que fuera a través de entrevistas y comentarios difundidos a través de los medios por las cuales se generaran las discusiones.

 

De acuerdo a Jesús Cantú, ex consejero del IFE, el proceso de elección de los integrantes del consejo general del IFE se encuentra viciado debido a que los partidos son los que proponen y eligen al árbitro electoral. Es contradictorio que los regulados sean quienes propongan a quienes los van a vigilar.

 

Así, debido a que el actual proceso de elección tiene las mismas características que el primero, se puede inferir que al final lo que prevalece no es la trayectoria y las capacidades del aspirante sino los consensos que pueda generar con los partidos, lo cual deja un sabor amargo. 

 

La cuota de género

 

Otro de los temas álgidos de esta elección es la cuota de género. La convocatoria contempla que “la Junta de Coordinación Política deberá buscar mantener el mismo número de mujeres con el que se contó en el pasado consejo general del IFE”.

 

Sin embargo, Diódoro Carrasco Altamirano, presidente de la comisión encargada de evaluar a los aspirantes, ha mencionado que no necesariamente se debe suplir la salida de las dos consejeras actuales con personas del mismo género, “lo que debe contar son los méritos de los participantes”. Asegura.

 

A pesar de ello, de las 19 mujeres registradas, personajes como Rosa Mirón Lince, María Homs Tirado, Margarita Elizondo Gasparín, Irma Eréndira Sandoval, entre otras, cuentan con muchas posibilidades de ocupar un cargo en el Consejo General del IFE.

 

Jorge Alcocer

 

Jorge Alcocer Villanueva, es quien tiene mayores posibilidades de ser el próximo consejero, pues de acuerdo a Pedro Salazar, especialista del tema, Alcocer representa la carta innegociable del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien no piensa ceder en nada y así lograr que el artífice intelectual de la pasada reforma electoral se convierta en un nuevo integrante del Instituto.

 

En caso de lograrse lo anterior, según Salazar, el PRI tendría dominado el IFE, ya que con la presencia de Marco Antonio Baños, Virgilio Andrade y Jorge Alcocer —grandes especialistas y agudos investigadores de la materia— sería muy complicado que los demás consejeros no se alinearan a la decisión de ellos.

 

Hay que recordar que Jorge Alcocer, director de la revista Voz y Voto, tiene años de experiencia electoral y conoce al IFE en todas sus áreas. Además, es un hecho que si decidió participar en el proceso de elección es porque tiene muy bien medido el papel que habrá de desempeñar en el Instituto. Por ello, habrá que estar al pendiente de la elección de los nuevos consejeros.

 

La autoridad local

 

Al mismo tiempo que se da el nombramiento de nuevos consejeros en el IFE, se desarrolla el proceso de selección de consejeros del Instituto Electoral del Distrito Federal, el cual habrá que seguir de cerca, pues de éste resultará quien sustituya al actual presidente de dicho Instituto, Isidro Cisneros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s