INTERMEDIO

Ríos Alcazar Jesús Gustavo

 

 

Pensar en ciencias de la comunicación, es pensar en un cambio, en el camino hacía al límite, la trasgresión a lo imposible, la transformación de lo imaginable en discurso, la oportunidad de crear nuevas visiones y conciencias en busca del bien común.

         Para algunos, las ciencias se extinguen y la comunicación se transforma en su forma plural, para otros es la máscara del entretenimiento, la profesión de un lector de noticias o de un literato frustrado.

         Sin embargo, la comunicación en si misma es algo más, es ese proceso social en el que externalizamos nuestros “sí mismos”, hacemos públicas nuestras experiencias a través del discurso, comprendemos a los otros y aprehendemos el sentido de la realidad social.

         Es un proceso abierto, dinámico, progresivo y discontinuo, un fenómeno cultural que le ayuda al hombre a desentrañar las tramas simbólicas en que se encuentra inmerso y con las que construye nuevas redes de significación.

         Aquél reencuentro con uno mismo, con lo que soy, y que sin embargo,  me miego, una ampliación constante de la mirada, el descubrimiento de que hay algo más que no estoy viendo, deseo imperante de conocer más y tal cual es.

         Las estructuras políticas del país en su mayoría inoperantes, en su enajenación impiden enfrentar los grandes problemas nacionales, provocando que su inoperancia, sólo incite y reproduzca corrupción, impunidad, desigualdad, exclusión social, intolerancia que hiere y estatismo que lacera.

         Por tanto, la comunicación en México, y sobre todo las extensiones tecnológicas de ésta, es decir, los medios de comunicación, debieran ser el motor en pro de un cambio estructural de la cultura cívica del individuo, el factor que permita la construcción de una ciudadanía.

         Si los medios participaran en esa construcción de vínculos, retratarán la identidad social, mostrarán las rutas posibles y deseables a más personas, los actores sociales se convertirían en protagonistas del quehacer público y quizá consolidemos el país en el que todos soñamos.

         Un nuevo y mejor marco regulatorio a la comunicación  en sus diferentes materializaciones y extensiones contribuirá  a la construcción de un sistema de vida;  cuya finalidad sea el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; es decir, a una auténtica democracia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s