Entrevista con Fernando Castañeda

El proyecto intelectual de Ciencias Políticas, un compromiso de todos: Castañeda

 

Con profundo conocimiento y vocación por las Ciencias Sociales, el doctor Fernando Castañeda Sabido se planteó un objetivo claro: crear, desde dichas ciencias, un proyecto intelectual para la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM que trascienda la inmediatez del mercado. Y “salió el asunto”, al final de cuentas, con su nombramiento como director, declara en entrevista con Escrutinio.

Foto: Xóchitl Austria

 

 

 

 

Betsy Castellanos y Eduardo Rodríguez

“Si de verdad queremos asumir un compromiso serio, desde la Universidad, lo que deberíamos de poner como nuestra prioridad es la política académica”, enuncia enfático el sociólogo Fernando Castañeda, quien después de 36 días de proceso de auscultación para designar al nuevo director de la FCPyS en el que fueron tomados en cuenta 71 académicos, la noche del pasado 28 de abril la Junta de Gobierno le dio la mayoría de votos.

 

Ahora, ya como director de Ciencias Políticas, Castañeda Sabido se propone “sacar a la Facultad del siglo XIX y llevarla al siglo XXI”, puesto que, sostiene, se requiere de un nuevo proyecto intelectual que forme a profesionistas con “visión flexible e interdisciplinaria” para que desde las Ciencias Sociales que se cultivan en la Facultad, se afronten con eficacia los problemas que aquejan a nuestra sociedad. Se le cuestiona:

-¿Ve empobrecido el actual proyecto intelectual?

 

Una buena parte de proyecto que le dio su gran dimensión a la Facultad, porque de verdad la tuvo, ya dio lo que tenía que dar. Fue un proyecto muy importante en el que se encadenaron varias figuras destacadas de la vida intelectual de México.

 

A pesar de la envergadura de este proyecto, a más de 40 años de haberse gestado, es necesario hacer una revisión del mismo, porque considero que ya se desgastó. Si algún científico quiere desarrollar nuevas teorías, pues tiene que discutir con las teorías fuertes, vigentes en su momento y dar cuenta de las que le antecedieron. Sería un error discutir con teorías del siglo XVII o XVIII. Obviamente se discute con las teorías que son fuertes e importantes. Reconociendo la fortaleza e importancia de este proyecto, estoy proponiendo superarlo porque considero que ya cumplió su ciclo y su historia, y crear uno nuevo.

 

-En la parte final de su proyecto, director, menciona la importancia de construir un consenso académico, ¿cómo incluir en su proyecto intelectual a los distintos sectores de la comunidad de Ciencias Políticas?

 

Yo entiendo por consenso académico el irnos a un terreno donde planteemos objetivos académicos que nos comprometamos a realizar. Ustedes hagan las lecturas que quieran de los valores y de las visiones que cada uno de nosotros tenemos en nuestra comunidad. Pero podemos sumarnos en una serie de objetivos académicos: mejorar el rendimiento de los estudiantes y hacer que nuestros egresados en cualquiera de sus carreras, sean realmente de lo mejor, de lo más competentes.

 

La idea es hacer un proyecto intelectual de verdad, tener presencia pública de nuestras formas de ver México desde nuestras Ciencias Sociales, que no son las mismas que las de otras instituciones y, sobre esa base, medir nuestros compromisos. En lo demás, a lo mejor vamos a pensar diferente, pero lo que me parece muy mal es que acabemos saboteando un proyecto que nos beneficiaría.

 

El punto es que tengamos una política académica que nos permita decir: “estos son los datos, así es como vamos, ¿cómo podemos avanzar, cómo podemos atender los problemas importantes?” Asumamos el compromiso con seriedad. ¿Por qué no nos podemos comprometer por eso? Punto, comprometámonos.

 

Cuando a veces se combaten estas políticas, los más perjudicados en esto son, precisamente, los jóvenes de más bajos recursos, así es que si de verdad queremos una Universidad pública, solidaria; el problema del rezago, de la deserción y de la débil eficiencia terminal, debería ser un compromiso de todos, por lo menos de quienes estamos comprometidos con la gente de menos ingresos.

 

Ni siquiera es el gran secreto. Es una cuestión de buscar objetivos de política académica que la comunidad deba compartir y que se comprometa a luchar por ellos. Ese es el consenso general del que hablo, ninguna magia, ningún secreto especial. Es un compromiso académico con la Universidad pública, gratuita, abierta y de libertad de cátedra. Todos estos compromisos los firmo cuando ustedes quieran, yo los he defendido desde que fui estudiante en esta Facultad.

 

-Y como muestra de esos objetivos y compromisos está la instalación de las mesas de diálogo que le solicitaron estudiantes desde el día en que asumió el cargo de director…

 

Lo de las mesas de diálogo es un primer encuentro con compañeros de ustedes que me dijeron, no lo pongo en duda, que hicieron una consulta a la comunidad de quinientos casos, y de ahí sacaron ese listado de problemas, el cual me presentaron. No estaría mal que volviéramos a hacer consultas y sondeos.

 

El punto importante es que esa información se complemente con la opinión de otros compañeros porque hay una cosa real, y es que la comunidad está expresada en muchos espacios. No hay alguien que los represente a todos. La comunidad de Ciencias Políticas se expresa de muchas maneras.

 

Yo acordé que era muy importante que se pudiera garantizar el respeto de la comunidad y de sus manifestaciones culturales. Ese es el sentido de las mesas. Yo espero, y lo digo claramente, que lo primero que sea objeto de discusión sea cómo vamos a garantizar una verdadera participación de la comunidad estudiantil, reconociendo, yo insisto, su pluralidad, su diversidad. Es una cuestión fundamental.

 

Una segunda cuestión que fue aquí discutida es que haya un objetivo que se realice; que se desarrollen los proyectos y que se discutan puntualmente. El diálogo, en todo ese juego que ya conocemos, que tiene cincuenta años de existir en esta facultad, podría quedar en especulación. Se necesita compromiso de todas las partes.

 

Trascender la inmediatez del mercado, la clave

 

-Uno de los puntos principales de su proyecto es la despolitización de las decisiones entorno a la academia. ¿Se puede comparar su propuesta con El científico y el político de Weber?

 

Comparto esa idea, en parte, pero no es lo que quise decir. Mucha gente no me entendió. Lo que digo en mi proyecto es muy simple, más elemental. Se requiere construir indicadores para saber cómo surge la política académica y cuál es su rendimiento real, independientemente de cómo opina cada quien.

 

Podríamos discutir qué está pasando con las carreras, cuáles son sus opciones de mercado, cuáles son las trayectorias de sus egresados. No existe, nunca ha habido, un estudio de trayectorias de egresados.

 

Tengamos la información y lleguemos a acuerdos. Discutamos seriamente siempre pensando en que nosotros tenemos un compromiso intelectual y cultural que trasciende la inmediatez del mercado, eso es fundamental.

 

Nosotros no podemos asumir, como Ciencias Sociales, por lo menos yo como sociólogo, que el mercado es el que me manda, pero sí puedo tener una información adicional al saber qué ha pasado con mis egresados, ¿por qué no voy a tener esa información? No me daña en lo más mínimo, no hace más que retroalimentar la política académica, no hace más que enriquecer el conocimiento y punto, nada más…

 

El mercado no debe ordenar la manera de enfocar nuestros estudios, como sí lo hace en las escuelas privadas, las cuales, por cierto, nunca he aceptado que se llamen universidades. Ellos sí responden al mercado. Son escuelas profesionales, son buenas, son serias, pero no tienen el concepto de un saber de fondo ni la preocupación de  transmitir el conocimiento en el tiempo.

 

“El proceso se cumplió”

 

-Ahora que acabamos de pasar el proceso de designación muchos grupos y sectores de la Facultad tildaron a dicho proceso de antidemocrático y de estar basado en una ley que se publicó el siglo pasado. ¿Cuál es su opinión?

 

Esta es una discusión bastante compleja. La Universidad no es algo que se pueda votar. Yo estoy de acuerdo que en ocasiones la comunidad ha sido excluida, por tanto debería haber un mayor diálogo, pero la comunidad académica, las comunidades intelectuales, no son comunidades en las que se pueda votar.

 

La historia del conocimiento prueba que muchas veces las mayorías estuvieron del lado de la intolerancia, si no, no hubieran quemado a varios científicos. Por ejemplo, Giordano Bruno no hubiera terminado donde terminó, y muchos otros no hubieran terminado en las hogueras, en la persecución, o en muchos otros resultados trágicos, debido al desarrollo de argumentos que iban en contra de las mayorías. Lo que es importante es el mejor argumento, no el que más votos tiene.

 

El mecanismo de la Universidad es resultado de una situación todavía más compleja: es el hecho de que una Universidad con el peso y la importancia que tiene, la convierte en vulnerable a muchos intereses externos y no tiene forma de procesarlos, sino a través de cierto tipo de mecanismos.

 

Por tanto, la Universidad tiene que buscar un equilibrio entre reconocer que alguien que va a dirigir una facultad, que va a hacerse cargo de un instituto, sea una persona que tenga  reconocimiento, aceptación y participación en su comunidad para que pueda garantizar pluralidad y diversidad. Ese sería el proceso que debería seguirse. En mi caso, puedo decir que así ocurrió, nadie puede desmentir eso, quien lo ha desmentido ha dicho cosas absolutamente calumniosas.

 

También es importante el hecho de que casi de todas partes, de todos los sectores de la Facultad, de todas las carreras, obtuve apoyo. Se manifestaron abiertamente en la auscultación que se hizo. Puedo sentirme orgulloso de que diferentes posiciones políticas de nuestra Facultad se manifestaron a mi favor.

 

Yo he estado aquí, independientemente de otros comentarios, he estado siempre aquí, y he manifestado un reconocimiento, una tolerancia y una aceptación de todos aquellos que son miembros de mi comunidad. En mi caso, el proceso se cumplió.

 

-Y la participación de la comunidad universitaria, ¿únicamente se limitaría a la auscultación? Preguntamos a los estudiantes qué tan enterados estaban de cómo se daba este proceso y hubo quienes no sabían absolutamente nada…

 

Bueno, ese puede ser un problema en todas las democracias, no sólo es un problema de la Universidad.

 

-En la UNAM, ¿habría democracia?

 

Antes de hablar del caso de la Facultad, y digamos, antes de hablar de la UNAM, en casi todas las democracias el nivel de información de los votantes y de los no votantes, es muy bajo. Es un problema muy serio.

 

-Lo mismo pasa en una Facultad como ésta…

 

Yo creo que sí, es cierto. Creo que hay desconocimiento de muchas cosas, no solamente la designación de director, sino, por ejemplo, hay desconocimiento de cómo operan sus órganos de gobierno, de cuáles son los derechos de los estudiantes, de cuáles son los procedimientos de algunos aspectos. Es decir, hay un bajo conocimiento.

 

-¿Cómo encarar este problema en Ciencias Políticas?, ¿con información de parte de las autoridades?

 

Me parece que no es que vivamos en un mundo que no recibe información, vivimos en un mundo que abusa de ella. La información existe, está en todas partes y la gente ya no la consulta, ya no la ve, ya no le interesa.

 

¿Por qué la gente no lee la información? Yo creo que es la contaminación visual de tener tanta. Habría que preguntarse cómo modificar los mecanismos para difundirla más eficazmente.

 

-¿Estaría dispuesto el doctor Fernando Castañeda en poner en común, en poner a disposición la información de los avances de su administración y de quiénes conforman su equipo?

 

Por supuesto que sí. Supongo que esto ya existía. No me quiero poner medallas que no son mías, pero tengo la impresión de que incluso en la administración de Cristina Puga se hacía. Me parece necesario informar quiénes forman el equipo, informar todas las cosas que se van haciendo, me parece absolutamente legítimo. No pretendo guardar cosas ni en los cajones ni detrás de las puertas.

 

-Y esa información, ¿cómo la pondría a exposición?

 

Hay que mejorar la página web de la Facultad. Yo creo que hay que construir una página eficiente que dé cuenta de lo que se está haciendo, del personal académico, de los proyectos en marcha… y que además conecte con todas las áreas de la Facultad. Es fundamental, hay que mejorarla muchísimo.

 

-Ya por último, director, ¿le bastarán cuatro años para replantear la misión de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en el México del siglo XXI?

 

No se trata de reinventar la Facultad. En mi proyecto tengo mucho cuidado de no hablar de cosas como si yo viniera a reinventar la Facultad. Lo que estoy haciendo son proyectos concretos, no hay magia. Se trata de plantear objetivos para decir: “mira, aquí hay esto, aquí hay esta información, ve lo que está pasando, veamos cómo podemos enfrentar dichas situaciones como comunidad”.

 

No estoy queriendo refundar nada. No creo en eso, en la refundación, en creer que soy el salvador de nada, no quiero salvarle la vida a nadie, salvar el mundo, no pretendo redimir a nadie. Yo creo que son objetivos que se pueden alcanzar, metas que se pueden cumplir y compromisos que uno puede asumir. Es tan simple como eso.

 

______________________________________________________

Conócelo:

Fernando Castañeda Sabido cursó la licenciatura en Sociología en la FCPyS de la UNAM. La maestría y el doctorado en Sociología los realizó en El Colegio de México, asimismo, obtuvo el grado de doctor en Pensamiento Político y Social por la Universidad de Sussex,  Inglaterra.

Es autor de La crisis de la sociología académica en México  (2005), y funge como presidente de la Asociación Mexicana de Sociología y vicepresidente de la Academia Mexicana de Sociología.

Ha impartido cátedra en universidades de México, Brasil, Guatemala e Italia. Además, coordina el Centro de Estudios de Opinión Pública de la FCPyS y es miembro del consejo editorial de la Revista Acta Sociológica y de la Revista Convergencia, así como director y fundador de la Revista Mexicana de Opinión Pública.

3 Respuestas a “Entrevista con Fernando Castañeda

  1. Después de una época gris de la facultad, muchos esperamos que en verdad Fernando Castañeda y su equipo pueda lograr al menos una parte de su plan. Lo importante es que Esta facultad de prestigio a sus egresados y que vuelva las miradas al alumno o al profesor por encima de los intereses de los funcionarios o del poderoso sindicato de trabajadores quien por cierto pienso que es su principal obstáculo. Saludos
    pedrojaimes.blogspot.com

  2. Fernando Castañeda tiene bien planteada la misión y visión para ejercer lo que desea y su preparación académica no es para cuestionarse aunque, como en toda institución pública, los grupos sindicales son una fuerte barrera para impedir cambios que afecten a sus intereses, tambien los grupos de alumnos que muchas veces en vez de búscar verdaderas soluciones son movidos por fuerzas de trabajadores por eso hay que saber distinguir con cuales grupos extender el diálogo. Creo que es una persona preparada y sabe como llegar a los objetivos.

    oscaryani.blogspot.com

  3. Curso en la actualidad la carrera de Sociología en el SUA, y en mi experiencia puedo decir que hay que replantear los mecanismos del presente sistema. Es lamentable que los profesores del SUA -y me refiero a la mayoría- no tengan el mismo interés por los alumnos que los profesores del sistema escolarizado.

    Por otro lado, la estructura académica presenta fuertes diatribas entre los alumnos y los profesores, principalmente por las formas concavas de la enseñanza y de la relación profesor-alumno, alumno-profesor.

    En el momento que el director produzca los instrumentos de la actual anomalía en el SUA, no dejaré de pensar en las convergencias de su postura.

    teatro_difusion@yahoo.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s