El llanto de la mariposa, torcido, gris y tramposo

Celluloid Android

 

 

Dentro de mi paranoica mente llena de patologías psicóticas alguna vez pensé ¿cómo sería estar atrapado sin salida, encerrado dentro de algún pequeño lugar con nulas posibilidades de escapatoria? Claustrofóbicamente deseché la idea evadiendo un sinnúmero de posibilidades de supervivencia y adaptación que el cerebro desarrolla en el aislamiento.

 

El cerebro, esa máquina tan perfecta, compleja y misteriosa la cual ha sido estudiada a través de décadas por decenas de personas perturbadas quienes después de muchos años de esfuerzo se volvieron más locas aún, encontrando solamente dificultades para demostrar sus investigaciones.  Lo único cierto es: “el cerebro es ese viscoso, gris y laberíntico órgano que regula cada función de nuestro cuerpo, único capaz de pensarse o cuestionarse a sí mismo”.

 

¿A qué viene todo este preámbulo sobre el torcido relleno de mi agrietado cráneo? Recientemente vi la película La escafandra y la Mariposa mejor conocida como El llanto de la Mariposa . La primera pregunta que pasó por el citado órgano fue ¿quién le puso ese título tan feo? Seguida de ¿qué tiene que ver una escafandra con el llanto? Estas preguntas, aún sin respuesta, las dejo a su criterio para que vean la cinta.

 

La escafandra y la Mariposa es un filme inspirado en la vida de Jean-Dominique Bauby, alguna vez redactor en jefe de la revista ELLE quien sufriera una embolia masiva en el año de 1985. Después del incidente Bauby permaneció en coma durante 20 días, los médicos le detectaron “síndrome de cautiverio” quedando en un estado vegetativo por el resto de sus días. La película cuenta los meses posteriores al despertar de Jean-Do, su vida dentro del hospital Berk-Sur-Mer y su relación con la enfermera Celine Desmoulin, la mariposa en su vida.

 

Incapaz de emitir sonido o movimiento alguno con excepción del parpadeo de su ojo izquierdo Jean-Do y Celine desarrollan un lenguaje a través del deletreo de palabras con el movimiento del párpado. Celine acepta ayudarlo a terminar de escribir un libro y juntos comienzan a descubrir el maravilloso mundo que encierra el cerebro del otro.

 

Bauby considera su cuerpo como la escafandra que mantiene aislado a su cerebro del resto del mundo y a Celine como la mariposa quien lenta y delicadamente transporta las ideas almacenadas dentro de si para aterrizarlas en algo sólido: un libro.

 

Julian Schnabel narra la historia desde dos ángulos, en primera instancia usa el plano perspectiva de primera persona para recrear el mundo de Bauby. Así, todos los espectadores nos convertimos en su mente, compartimos sus recuerdos y formamos parte de sus ideas, sufrimos o reímos a la par. Al mismo tiempo que observamos el cuerpo inerte de Jean-Do sobre la cama de hospital, somos parte del exterior y sentimos una extraña mezcla de lástima y admiración por un hombre quien logro su objetivo a pesar de tener el obstáculo más grande interpuesto entré el y su meta.

 

El final resulta evidente al iniciar la segunda mitad de la película, sin embargo no deja de ser uno de los momentos más emotivos de la historia.

 

El llanto de la mariposa

Título original: Le scaphandre et le papillon

Dirección: Julian Schnabel

País: Francia

Año: 2007

Duración: 112 minutos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s